viernes, 15 de junio de 2018

Duchas circulares

Podemos denominar ducha circular a diversos elementos que, en definitiva, forman parte de una ducha. Llamamos ducha circular al rociador en forma de anillo. También puede ganarse el adjetivo de circular gracias a la forma del plato de ducha y, por ende, de toda la ducha circular.
Como puede imaginar, una ducha circular es sinónimo de distinción en el baño. Existe otro modelo de ducha circular, que veremos más adelante. 

La creatividad al servicio del diseño de la ducha circular

En los últimos años el mercado ha recibido distintas propuestas de ducha circular, cada una con su atractivo y su utilidad particulares. Una empresa sueca ha creado la ducha circular que economiza y recicla el agua que se utiliza en la ducha. Con toda seguridad, esta propuesta requiere de una inversión considerable, pero le interesará si planea construir una casa inteligente, ecológica y autosuficiente.

Otro diseño estupendo de ducha circular ofrece una técnica termal, pues consiste en varios aros paralelos en vertical, emisores de chorros de agua a presión, a diferentes temperaturas. Este tipo de diseño circular ofrece propiedades terapéuticas y brinda el resultado de un masaje general. La tercera opción es más convencional, pero no menos estilosa. Se trata de la ducha circular en virtud de la forma de su plato y su estructura. Puede diseñarla con mampara, que deberá ser de acrílico por su flexibilidad, con cortina o dejarla libre y sofisticada.

¿Dónde puede colocar una ducha circular?

Antes de definir el lugar perfecto para instalar una ducha circular, aclararemos que el círculo es una figura absolutamente versátil. En función del estilo y tamaño de su baño, sería genial que instalara su ducha circular así:

Una ducha circular con su plato en forma de círculo completo se presenta como un elemento de lujo, destinado a baños amplios y distinguidos. Colóquela en el centro y con una cortina blanca circular y será el no va más. Emplee el círculo, además, en toalleros, piezas pequeñas de baño y una o dos figuras decorativas, como jarrones cilíndricos, también blancos. Las paredes pueden ser de piedra, para mayor elegancia.

Otra forma es emplear el semicírculo, a colocar en la mitad de una pared y contra ésta, o un cuadrante del círculo, versión perfecta para baños pequeños. En ambos casos puede colocar una mampara de alta calidad. Añada armarios y cajoneras que le brinden soluciones de almacenaje eficiente.

Vía: Westwing