martes, 26 de junio de 2018

Interior de suaves contrastes en Chisináu por Line Architects

SOFT LOFT:
Situado en lo alto de un edificio de Chisináu, la capital de Moldavia, este loft fue diseñado por Line Architects para una joven pareja de creativos que disfrutan de sus amplios interiores y de unas increíbles vistas sobre la ciudad. A pesar de su carácter industrial y materiales de distintos tipos, los espacios resultan suaves y acogedores, mientras se suceden las diferentes estancias.
La vivienda, que ocupa la mayor parte del último piso del edificio, está dividida en varias zonas funcionales, cada una con su propia terraza privada. El área principal la conforman la sala de estar con un amplio sofá en isla, un proyector en la pared, un comedor con una inusual mesa para siete comensales y una cocina minimalista. Diseñada bajo un concepto abierto, esta zona ofrece la visión de la rusticidad del ladrillo visto y parte de la estructura de hormigón, en contraste con el pavimento continuo de resina epoxi. Curiosamente, este ladrillo fue desmantelado de una centenaria casa de verano e incorporado al proyecto.
La zona de noche está diseñada como un espacio único y aislado para dos personas, donde el dormitorio se combina con un baño (con varias piezas) y un vestidor. Las generosas dimensiones de la suite son comparables a las de la estancia principal y, como ésta, cuenta con salida directa a la terraza, después de subir un par de escalones de madera. Un detalle sorprendente es el tronco de árbol que sirve para sujetar la mampara de cristal que separa física, pero no visualmente, la cama y la bañera exenta.
El resto de la vivienda, que en total tiene una superficie de 171,4 m², se completa con una segunda zona de vestidor y una lavandería, ubicadas a cada uno de lados de la entrada, un estudio y un segundo baño con ducha, también en la zona de entrada. Este núcleo de funciones en el acceso al loft se encarga de separar el área de estar de la gran suite.
Explican los autores de este proyecto en Chisináu, Dmitrii Petrov y Ekaterina Rodina, que “el carácter del interior se basa en suaves contrastes donde se combinan armoniosamente texturas ásperas y suaves, materiales simples y sólidos, tonos fríos y cálidos.”

Para más información visiten: Line Architects