lunes, 8 de enero de 2018

Sofás y sillones

No hay nada mejor tras un duro día de trabajo que llegar a casa y, tras haber terminado todas las tareas pendientes, sentarse en el sofá o el sillón a ver la tele con una manta o leer un libro. Es el momento del descanso y la desconexión, por lo que es importante que tanto el sofá como el sillón sean muy cómodos pero sin dejar de lado el estilo.
Nos gusta disfrutar de agradables momentos dentro de casa, tanto con nuestra familia como con los amigos. El salón es el centro de estas reuniones y, de todos los muebles, el sofá y el sillón son probablemente los más importante.

LOS SOFÁS

A la hora de elegir el sofá perfecto para su salón, existen sofás de dos y tres plazas, sofás cama, chaiselong… La oferta es muy amplia, pero debemos tener en cuenta no solo criterios estéticos, sino también decorativos. Si colocamos un sofá esquinero de gran tamaño en un salón pequeño, el resultado no será el mejor, ya que el sofá es demasiado voluminoso y deja poco espacio para otra decoración.

Sin embargo, si colocamos un sofá de dos plazas en un salón amplio, perderá su efecto como pieza acogedora, ya que pasará desapercibido en el conjunto de la sala de estar. Un sofá de esquina es ideal para salones grandes y tiene un efecto positivo en la comunicación familiar.

SOFÁS DE CORTE CLÁSICO

Si quiere poner una nota elegante en su salón que aporte carácter al espacio, elija un sofá clásico para amueblarlo. Verá cómo se convierte en la pieza estrella. Y es que hacerse con uno de estos sofás clásicos inspirados en las líneas decorativas de otras épocas le dará más valor a la decoración del salón.

Pero no debe dejarse llevar solo por la estética, también debe ser cómodo. Para acertar en la elección, tenga en cuenta algunas claves que le ayudarán.

Las dimensiones y el espacio disponible que tiene. Por muy clásico y bonito que sea el sofá, si es demasiado grande para su salón no quedará bien. Los sofás clásicos, como ocurre en el resto de estilos, han de tener suficiente espacio alrededor si quiere que luzcan como deben.

Puede elegirlo tapizado en tela o piel, ambas opciones resultan elegantes para sofás clásicos. Aunque hay muchos tipos y calidades de tejidos, elegir una tapicería de cuero le dará al sofá un plus de elegancia.

Una de las ventajas de elegir sofás clásicos o sillones de líneas más tradicionales es que resulta sencillo adaptarlos a cualquier tipo de decoración. Son piezas que pueden quedar bien tanto en espacios de corte clásico, como en ambientes más modernos.

SOFÁS CON ESTILO

El diseño: ante todo, los sofás con estilo deben tener glamour. Sus colores y tapicería deben combinar con los muebles y la decoración. El tamaño también debe estar acorde con la habitación.

La funcionalidad: saber los usos que dará a sus sofás con estilo, le ayudará a determinar el número de plazas y la estructura: módulos, rinconera, chaise longue…

La comodidad: un aspecto importante en los sofás con estilo, que no solemos fijarnos, es el respaldo. Si los quiere para tumbarse, le recomendamos que tengan un respaldo bajo porque es más actual. Pero, si por el contrario, los prefiere para sentarse, elíjalos con respaldo alto.

La dureza y ergonomía: opte por los rellenos de espuma o muelles embolsados si prefiere unos sofás con estilo firmes. Sin embargo, decántese por los rellenos de plumas si quiere que sean más mullidos. Actualmente existen mecanismos que memorizan las posiciones del cuerpo para un mayor confort.

LOS SILLONES

¿Para qué sirven los sillones? La respuesta a esta pregunta está en la comodidad y el confort que ofrecen este tipo de asientos, sin importar su diseño o forma. Tapizados suaves y agradables, cómodas formas para el respaldo, así como apoyabrazos ideales para descansar y recargar las pilas para continuar la jornada con mucha energía.
Los diferentes tipos de sillones se pueden encontrar en diversas habitaciones de la casa, como el salón, los dormitorios, el despacho, los cuartos de invitados y, si hay espacio suficiente, hasta en el pasillo. Un sillón situado en el pasillo es ideal a modo de recibidor y muy útil para ciertas cosas, como por ejemplo sentarnos mientras nos calzamos antes de salir a la calle o simplemente dejar el bolso.

SILLONES OREJEROS. EL CLÁSICO SILLÓN

Una de las piezas más clásicas y que no pasan de moda son sin duda los sillones orejeros, perfectos para apoyar y relajar la cabeza para leer o charlar. Los sillones orejeros se pueden combinar con reposapiés a juego. A menudo, este tipo de asientos se utilizan como sillón relax o sillón de lectura.

ESTILOS, LAS ÚLTIMAS TENDENCIAS EN DECORACIÓN
Estilo nórdico: La estética escandinava está más de moda que nunca en el mundo del diseño de interiores. Elija sofás y sillones en gris o blanco y decórelos con cojines en tonos amarillos, rosas o turquesas.

Estilo industrial: En una casa de estilo industrial le recomendamos un sofá chéster de cuero negro o marrón. Puede combinar este tipo de sofás con unos sillones a juego pero en tonos distintos para aportar un toque diferente.

Sofás y sillones de estilo glam: Si lo suyo es el glamour no lo dude y hágase con un sofá de terciopelo de estilo barroco, un diván en el que tumbarse a leer o a descansar y un coqueto sillón sin reposabrazos.

MATERIALES Y TAPIZADOS

A la hora de comprar sofás, el modelo y tamaño son importantes, y por supuesto también los materiales y los tejidos. ¿Piel, polipiel, lino, fibras o microfibras? Existe una gran variedad de tejidos para la tapicería de sofás, y todos tienen sus ventajas.

Piel: no hay nada mejor que el cuero – no solo por lo bien que queda y la buena sensación que proporciona al tocarlo, sino que con el tiempo y los cuidados adecuados, las telas de piel y cuero obtienen un aspecto mucho más natural que se transmite, en este caso, a los sofás. Un sofá de cuero, si se cuida como se merece, es el centro de atención del salón.

Microfibras: este tipo de tejidos tienen la ventaja de que son muy fáciles de limpiar, por lo que son muy adecuados para usarlos al aire libre.

RELLENOS

En cuanto al relleno de sofás y sillones, hay ciertas diferencias básicas: los muebles tapizados pueden tener un relleno más ligero o más firme. Para conseguir una tapicería más ligera, la funda no suele estar unida al relleno, sino que está suelta para poder rellenarla fácilmente con materiales moldeables, garantizando un gran confort. Si se decanta por este tipo de relleno, más que estar sentado sobre el sofá, sentirá que estás sentado “en el sofá”.
En un acolchado más firme, la funda va unida al relleno. Debido a este estiramiento tan firme, se producen pliegues en las esquinas. El relleno más firme impide que el asiento se hunda fácilmente al sentarse sobre el sofá o los sillones, lo que al mismo tiempo hace más fácil y cómodo levantarse.

COLORES
En la elección de colores para el salón, los sofás y los sillones, hay dos opciones: o se elige el color de estos últimos como referencia para los colores de paredes, muebles y alfombras, o se elige un color para el salón como patrón para la elección de colores del resto de elementos de la sala. Con colores brillantes y atrevidos, como por ejemplo el rojo, el rosa, o el verde, hay que tener cuidado – especialmente si se trata de sofás grandes – de elegir colores claros o pastel, para que los sofás no resulten la pieza dominante. Aunque al final es todo cuestión de gustos.

ACCESORIOS PARA SOFÁS Y SILLONES

Los cojines y las mantas son los accesorios perfectos para hacer que tanto los sofás como los sillones resulten más acogedores. Este tipo de accesorios deben elegirse en combinación con el color del sofá o bien creando un fuerte contraste. ¡Nada de medias tintas! Estos complementos no solo quedan geniales como decoración, sino que ayudan a que el momento de acomodarnos sea aún más agradable.

Vía: Westwing