martes, 26 de junio de 2018

¿Sabe cómo arreglar un grifo que gotea?

Tener un recambio para el cartucho de cerámica y las juntas son los principales materiales para tener en cuenta. En este artículo le explicamos paso a paso cómo cambiar un grifo que gotea.
Cómo arreglar un grifo que gotea es una pregunta que nos hemos hecho todos al menos una vez en la vida. Porque este problema suele ocurrir en la mayoría de casas en nuestro país. Y éste puede ser más grave de lo que parece, ya que un continuo goteo del grifo puede ocasionar pérdidas económicas y problemas en el sueño debido al ruido que provoca.

Además, que caiga agua sobre la pila puede provocar también la erosión de esta.

Saber cómo arreglar un grifo que gotea es más sencillo de lo que parece, pero para que las consecuencias no vayan a más es clave arreglarlo de la manera más rápida posible. Para ello, podemos llamar a un fontanero o, si no queremos gastar dinero, también podemos hacerlo nosotros mismos. Para ello necesitaremos algo de paciencia y materiales como grasas de fontanería, una válvula de caño, un cartucho de cerámica para la válvula, un juego de juntas, un destornillador, llave inglesa y un juego de llaves fijas. Algunos de estos materiales y herramientas puede que no las necesitemos después, pero es mejor prevenir que curar.

Cómo arreglar un grifo que gotea paso a paso

Lo primero es que cuando un grifo gotea esto puede deberse a que hay un mal ajuste o deformación en una de las juntas de goma que cierra el paso del agua. Concretamente, los materiales que pueden desgastarse con el paso del tiempo son las juntas o un cartucho de cerámica que está dentro del grifo.

Cortar la llave de paso

Al intentar arreglar un grifo que gotea hay que cerrar el paso del agua para que cuando se abran los mandos no salga un chorro de agua a presión. Es obligatorio cortar la llave de paso para que así pueda trabajar en las condiciones perfectas. Estos mandos suelen estar en alguna parte de su baño o incluso detrás del lavabo.

Desmontar los mandos del agua

Desmontar los mandos de agua tiene que ser el segundo paso y esto exige un poco más de empeño. Para ello, primero hay que tener claro que hay grifos que tienen dos mandos, uno para agua fría y otro para caliente, y otros que sólo tienen una palanca y la temperatura del agua depende de hacía donde vaya la palanca principal. Así que, para poder quitar los mandos, primero tendremos que levantar (con un cuchillo, a poder ser) la tapa de la manija. Una vez fuera, tendremos que acceder a desmontar el mando sacando un tornillo. En algunos grifos nuevos esto se puede sacar a presión.

Acceda al cartucho

Una vez sacada la manilla, el siguiente objetivo será sacar el cartucho de cerámica para cambiarlo entero o bien cambiar alguna junta que esté fallando. Para ello, en algunos grifos tendrá que utilizar una llave inglesa para sacar una especie de tuerca que le protege y además tendrá que quitar el embellecedor, que esto no suele entrañar mucha dificultad. En el caso de que esto le suponga un problema, puede utilizar una especie de llave para sifones para poder sacarlo.

Cambie el cartucho de cerámica o las juntas

Aquí llega el último paso. Con el cartucho de cerámica en la mano, tendrá que comprobar si el problema está en la junta o en el mismo elemento completo. Una vez verificado el problema, simplemente tendrá que sustituirlo y su grifo estará en perfectas condiciones. Así para volver a montar el grifo, sólo tendrá que realizar los pasos anteriores, que será ajustar el cartucho de cerámica, colocar la manilla, apretar el pequeño tornillo y después añadir de forma manual la tapa de plástico.

Estos son los principales pasos a seguir a la hora de arreglar un grifo que gotea.

Vía: Hogar Mapfre