viernes, 22 de junio de 2018

Bona Sort Eixample, el nuevo restaurante de Jordi Ginabreda Studio

Líneas rectas que homenajean a la cuadrícula barcelonesa

El estudio de interiorismo de Jordi Ginabreda firma un nuevo local de Tapas Bona Sort. Si el primero se encuentra situado en el gótico barcelonés, éste se traslada al barrio del Eixample para rendir un homenaje a la cuadrícula más famosa de la ciudad. Las líneas rectas están presentes en todo el local, enfatizando la idea de espacio planificado y ordenado, que se articula alrededor de una barra central de mármol y su contrapunto, un copero situado sobre ella y diseñado específicamente para el local. Barra y copero ayudan a distribuir el espacio y lo dividen en dos ambientes diferenciados pero con continuidad espacial. 

En la entrada del local se encuentra la zona de bar, más informal, con medianeras desnudas, bancos perimetrales y mesas de roble con acabado mate. En el segundo ambiente se ubica el restaurante, donde el banco perimetral continúa su curso, pero replegándose para generar islas para los comensales. Frente a estas islas se encuentran situadas tres mesas redondas con bancos semicirculares que son la única concesión a la línea curva en todo el local. El verde, el rosa y el granate del mobiliario aportan un toque de color, y marcan la diferencia con la zona del bar. Por encima de todo el conjunto, una estructura de listones de madera de roble cumple una función no sólo estética, sino también funcional, ya que contribuye a mejorar la reverberación acústica del local.

Para más información visiten: Jordi Ginabreda Studio
Vía: experimenta