jueves, 21 de junio de 2018

Restaurante Taberna do Trasno por NAN Arquitectos

Una gran parra de uvas en una noche de verano, esa es la mejor definición para este proyecto de restaurante.

Este establecimiento ya funcionaba con un gran éxito, gracias al nivel de exigencia de sus propietarios, siempre estaba lleno y los platos eran muy aceptados entre sus comensales, pero le faltaban varios aspectos que ellos consideraban importantes.
- En primer lugar, dotar de identidad y basarse en un fuerte concepto para dar forma y aportar un fondo estético al proyecto.

Como es un restaurante basado en el producto de proximidad, buenos caldos, pescados, mariscos y carnes, frescos y de la zona, decidieron basarse en el producto más típico de la zona que es el Albariño.
Es muy típico en la zona encontrar una mesa debajo de una parra de uvas donde comer o merendar en los días de verano. Y decidieron trasladar esta idea al restaurante. Concibieron una parra gigante en la que introducir a los comensales, una vegetación que sube por las paredes y se descuelga del techo.
La vegetación aporta mucha calidez a los espacios y decidieron complementar esta parra con muebles separadores de palmeras y una luz cálida general y con luz de acento en los bancos perimetrales que fuese hilo conductor para todos estos elementos.
-La funcionalidad del espacio, no era demasiado cómodo para trabajar por parte de los camareros.
Optaron por buscar una estrategia conjunta para este problema, por su parte consideraron que el mobiliario ocupaba mucha superficie dentro del espacio y estaba mal distribuido. Buscaron la manera de meter mobiliario más pequeño en el restaurante ajustando a este espacio las vajillas y el menaje a utilizar sin que esto supusiese una rebaja en las raciones.
También distribuyeron de una manera ordenada todo el equipamiento, dotando el espacio de un banco perimetral y unos bancos tipo “dinner”, que son muy versátiles para juntar y separar mesas todas de la misma dimensión.
-La comunicación entre la cocina y el restaurante. Al ser una cocina de autor, siempre llama la atención, y a su juicio es importante que la gente vea a los profesionales y al chef trabajando y los platos entrando y saliendo de este espacio.

Para ello unificaron formal y estéticamente el espacio de barra – cocina con un material único, que en este caso sería la madera y dejarlo abierto a través de vidrio y de amplios huecos que facilitan la comunicación visual.

Para más información visiten: NAN Arquitectos