sábado, 20 de junio de 2015

Cantinho do Avillez en Oporto; sabor cosmopolita y hogareño.

El norte de Portugal por fin puede presumir de contar con un restaurante del afamado chef patrio José Avillez. Oporto ha sido la ciudad afortunada donde se ubica Cantinho do Avillez, cuya mater está en Lisboa.
En la capital, en concreto en Chiado, el barrio de moda lisboeta, Avillez cuenta con otros cuatro restaurantes, los cuales lo han proyectado a la fama. Su reinterpretación moderna de la cocina tradicional portuguesa con toques de sus viajes por todo el mundo le ha proporcionado dos estrellas Michelin (por los locales Tavares y Belcanto).
El nuevo restaurante sigue la filosofía de los anteriores. Lugar con encanto: el barrio de Baixa. Y ambientación hogareña, al igual que el Cantinho de Lisboa. Casual, confortable, divertido y con un aire portugués, así es este local de 231 metros cuadrados que da de comer a 70 comensales en las mesas y nueve en la barra del bar.
Para la rehabilitación del sitio, la decoración de interiores y el diseño de algunas piezas de mobiliario han contando con el estudio de diseño que ha trabajado con ellos en Lisboa para asegurarse el mismo sabor en este nuevo espacio. Ana Anahory y Felipa Almeida son, por tanto, las responsables del proyecto.
Diversidad de materiales y detalles destacados marcan el interiorismo. En todas partes, en las paredes, el suelo, el mobiliario…
Las paredes son quizás el elemento más destacable. Paneles de madera de color azul revisten la mitad inferior de todo el perímetro del local.
La parte superior está forrada con papel que simula paneles viejos y está decorada con utensilios de cocina antiguos: platós típicos portugueses, molinillos de café, bandejas de aluminio o tablas de cortar de madera. El papel pintado es un diseño de Piet Hein Eek, que ya hemos mostrado otras veces.
Las estanterías, diseño de Ana y Felipa, están hechas de madera y cerámica. El suelo destaca por las baldosas de estilo portugués. En el techo han mezclado lámparas de cristal con otras de estilo industrial.
Las mesas, de madera y pintadas de color blanco, van acompañadas de diferentes modelos de sillas de cafetería estilo Bistrot y Thonet. Pero el asiento protagonista es otra creación de las diseñadoras: la banqueta de cuero rojo que reviste la parte trasera del comedor.

Para más información visiten: Cantinho OportoAnaory AlmeidaPiet Hein Eek 
Vía: diarioDESIGN