lunes, 3 de noviembre de 2014

Apartamento de 40 metros con una distribución moderna y funcional

Este apartamento de 40 metros en Amberes (Bélgica), moderno y funcional, es un excelente ejemplo de cómo es posible rescatar un desván oscuro y abandonado para convertirlo en un espacio blanco y luminoso, gracias a una reforma bien planificada. Para recuperar el espacio y sacar el máximo partido a la escasez de metros, su joven propietaria confió la reforma del piso al estudio de arquitectura Komaan. Antes de comenzar la reforma, dejó muy claro lo que quería: acondicionar el interior de la manera más eficiente posible, que diera sensación de amplitud y que no se saliera de un presupuesto ajustado. ¡Nada más y nada menos!
Las soluciones aportadas por el estudio de arquitectura le parecieron acertadas y ajustadas a sus necesidades. Una vez derribados un par de muros y una chimenea de obra que aún quedaba en el desván, se consiguió un espacio abierto, limpio y funcional con cuatro zonas diferenciadas. Para dar paso a la casa, se construyó un pequeño vestíbulo a modo de cabina, realizado con madera contrachapada de pino, que divide el espacio en dos: a un lado quedan las zona de estar, cocina y comedor y al otro, el dormitorio. En su interior se colocaron estantes y perchas. También abarca una pequeña habitación con un aseo.
Frente a la puerta de entrada y a lo largo de toda la pared, se construyó un gran módulo de madera con varias funciones: un cuarto de baño (ducha y lavabo), una zona central de almacenamiento con armarios y altillos, para terminar en la cocina, todo en un solo volumen.
En cuanto a la decoración, el color blanco predomina en paredes y suelos. El mismo color, con toques de madera, se eligió para decorar las zonas de la cocina y el comedor, equipadas con muebles de Ikea y cuatro sillas Eames Plastic.
En la zona de estar, un ambiente donde el color blanco es dominante, se colocaron solo los muebles indispensables: un sofá y un aparador bajo comprados expresamente por la dueña en varias tiendas vintage y que aportan la nota de color justa para no agobiar el espacio.
En el dormitorio destaca la sobriedad de la decoración. La ropa de cama, las cortinas, las paredes y el suelo de un blanco inmaculado acaparan la atención. Esta zona se completa con una pequeña terraza de donde recibe la luz natural.

Para más información visiten: Komaan 
Vía: decoratrix