sábado, 5 de noviembre de 2016

Casa del tío por 3 Atelier

La historia comenzó en 2015, mientras que estaban haciendo una construcción en Di Linh Highland. Su tío les ayudó a buscar los materiales para la construcción, que era su gran problema en esta zona rural (esa casa también tiene una historia interesante, le diremos más adelante). Durante muchas veces que buscan materiales juntos, hablan más y más acerca de sus propios planes y pasiones futuras. No pasó nada hasta que unos días más tarde regresó y compartió sus preocupaciones y sus planes para una nueva casa ...
Viviendo con su esposa, su hijo y su hija, pasa todos los días desde la mañana hasta tarde en la noche en un pequeño stand en el mercado local, vendiendo zapatos de goma y ropa. Los niños crecen en el entorno sólo dentro del mercado concurrido y animado. Sus actividades diarias no eran otra cosa que los juegos en los dispositivos de tecnología. Se dio cuenta de que quizás no tendrían ninguna posibilidad de experimentar una infancia increíble en los brazos de la madre naturaleza como lo hizo él antes.
Esa fue la razón por la que planeó vender su antigua casa, y luego se trasladó a un lugar que era un poco lejos del centro. Quería tener un verdadero hogar para su familia. Su casa deseada era el nuevo hogar que no sólo se llenara con la risa y la alegría de sus hijos, sino lo suficientemente tranquilo para él recordar sus dulces recuerdos de infancia. Los dos niños nacieron en el área urbana, ahora era momento para que puedan crecer por completo en conexión con la naturaleza.
Comprendiendo sus preocupaciones, diseñaron y construyeron esta casa.
El nuevo terreno está ubicado al lado de la carretera, lo que hizo a su proyecto más desafiante. Cómo resolver los problemas con el ruido y el polvo de la carretera se convirtió en lo más importante para ellos.
La Casa del Tío refleja la imagen destacada de la meseta Di Linh, utilizando una amplia gama de materiales tradicionales y modernos. Todos se procesan sólo lo suficiente para mantener la naturaleza del material en sí. Las paredes de azulejos demostraron su poder al mantener la casa caliente en las noches y fresca durante los días soleados. Recuerdan especialmente a los propietarios a sus muy viejos momentos viviendo en paz en un pueblo vietnamita cuando eran jóvenes. La luz también tiene su propia historia en esta acogedora casa. Aquí los niños pueden pasar su tiempo para trepar al árbol, dibujar sobre la roca, cultivar hortalizas con su mamá y cuidar de los peces en su propio patio, que no pueden encontrar en la sociedad moderna hoy en día.

Para más información visiten: 3 Atelier