martes, 5 de junio de 2018

Cómodas antiguas

Las antigüedades están llenas de vida. Sus marcas y desgastes reflejan el paso del tiempo y las historias que podrían contar. Por eso, los muebles antiguos siempre quedan bien y encajan con casi cualquier tipo de decoración.
Decorar con cómodas antiguas
Cuando hablamos de cómodas antiguas normalmente nos referimos a piezas con varias décadas de antigüedad. El estilo que tienen suele ser colonial, isabelino, provenzal… o diseños antiguos como William and Mary, Chippendale, etc. Lo primero de todo, es saber diferenciar una cómoda que imita a un estilo de una que realmente es una antigüedad.
Por ejemplo, los William and Mary se produjeron entre finales del s. XVII y el s.XVIII, pero eso no quiere decir que las cómodas antiguas que encontremos con este diseño tengan siglos de vida, ya que pueden ser imitaciones posteriores. Decorar con piezas antiguas de estas características es todo un lujo. A la hora de utilizar cómodas antiguas, las restauraremos dependiendo de cómo las vayamos a integrar en el conjunto. Si cuenta con un dormitorio tradicional, con otras piezas antiguas, las cómodas antiguas que conservan su color original y sus piezas metálicas desgastadas serán ideales.

Cómo reciclar cómodas antiguas

Hacer un DIY con cómodas antiguas es todo un lujo. Aunque primero tendremos que saber el valor de la pieza que tenemos entre manos. Si de verdad se trata de una antigüedad, lo mejor será que se encargue de su nueva vida un restaurador, ya que el mueble podría perder su valor si lo tocamos sin conocimientos de restauración.

En el caso de cómodas antiguas que no supongan una gran pérdida familiar, podemos dar rienda suelta al artista que llevamos dentro y crear una nueva pieza con mucho más valor decorativo. El contraste siempre funciona: pintar una cómoda antigua en colores poco propios de la época crea una sensación de originalidad muy divertida. Por ejemplo, en turquesa, verde agua, rosa chicle… Elija el color dependiendo del tipo de decoración:

Para el boho chic son imprescindibles los tonos acidulados. Pinte alguna de sus antigüedades de un azul intenso y también la podrá utilizar para dar un aire marroquí a la sala.

Para el nórdico los colores pastel serán los ideales y más si se combinan con maderas de tonos claros. Combínela con alguna silla antigua y quedará un conjunto precioso.
Si quiere recrear una pieza vintage lo tendrá fácil con las cómodas antiguas, ya que la pieza en sí estará desgastada y reflejará el paso del tiempo. Píntela en algún color divertido y vuelva a desgastarla.

Vía: Westwing