jueves, 31 de mayo de 2018

Los toppers o el secreto de las camas de hotel con los que se asegura un gran descanso

¿Alguna vez se ha preguntado porque se duerme tan bien en la cama de un hotel de gama media-alta? En general sus camas arropan el cuerpo muy bien y tienen un ajustado equilibrio, no son ni muy duras ni muy blandas. Eso es porque en la mayoría de los casos utilizan toppers para proteger el colchón y asegurarnos un mejor descanso.
Y, ¿que son los toppers? Los toppers son colchonetas o colchoncillos muy delgados (entre 5 y 10 centímetros), que se colocan sobre el colchón. LLevan unos elásticos bajos las esquinas para adaptarse a los colchones sobre los que van colocados y actúan como una nueva y última capa en el colchón.
Los toppers suelen ser de látex, lana, espuma o viscolástica. Sus materiales son importantes porque son los que están más cerca del cuerpo.

Al ser tan finos, los toppers tienen la gran ventaja de que se puede ventilar con facilidad y son una buena manera de mantener intacto (sin manchas) el colchón.
Pero quizás la mayor ventaja del topper es que facilitan un buen descanso en el caso de no tener un buen colchón. Ahora que se acerca el verano puede que esté deseando ir a la casa del pueblo o de la playa, pero sufre cada vez que se acuerda del colchón de muelles que tiene ahí (porque los notas todos).Comprar un topper supone una solución práctica y mucho más barata que cambiar el colchón.

Además todos los toppers tienen la gran ventaja de que se transportan con facilidad porque se lleva enrollado.
Los precios de los toppers oscilan entre los 40 y los 200 euros .

Vía: Decoesfera