lunes, 30 de abril de 2018

Ramos para bodas: cómo combinarlos con la decoración.

Entramos de lleno en mayo, mes de bodas por antonomasia, y lo hacemos con un post dedicado a un complemento muy especial: el ramo de flores.
Aunque aparentemente el diseño del ramo parece tener poco que ver con el resto de la decoración del evento, nada más lejos de la realidad, ya que a la hora de diseñar un evento tan único e importante como éste, todos los detalles tienen que acompañar conjunto.

Ramos para bodas hay muchos, pero elegir el bouquet adecuado depende de muchos factores: si se quiere de flor artificial o natural (lo más habitual es esto último), la época del año (algunas flores sólo se encuentran en una temporada específica), el formato (flor grande o flor pequeña), la cantidad o volumen del ramo (los hay sencillísimos basados en una sola flor y los hay de tamaño XL), el color (blancos, monocromos o de diversas tonalidades), el estilo (natural y desenfadado, perfectamente preparado, sofisticado…)
Pero como una imagen vale más que mil palabras, veamos con ejemplos gráficos qué ramo le conviene más según cómo haya planificado el resto de la decoración floral de los distintos ambientes, como el altar o el centro de mesa.

Ramos en blanco puro

El ramo elaborado con flores blancas, adecuadamente complementado con el verde de las hojas es uno de los más habituales por razones obvias, ya que ese día todo lo que rodea a la novia suele tener ese color.

Eso sí, dentro de los ramos blancos, los hay más o menos preparados.

Por ejemplo, si sus centros de mesa forman un conjunto redondeado, con jarrones de base ancha y flores rellenando todo el hueco, su ramo debería ser igualmente de estética semiesférica, combinando flores más grandes con otras pequeñas del mismo tono.
Si en cambio la decoración floral de su boda se basa en jarrones altos y alargados, de base estrecha y flores largas, unas sencillas calas de tallo largo quedarán genial como ramo para acompañar el conjunto.

Al ser la cala una flor delicada y sencilla, quedan también perfectas cuando la decoración floral es de tipo minimalista.

Ramos rosas

El rosa es otro de los habituales en los ramos de bodas, fundamentalmente por representar como ninguno la estética femenina, la dulzura y la delicadeza, especialmente en sus tonalidades más suaves como el rosa palo.
Flores de este color hay muchas, aunque la propia rosa (valga la redundancia) es la más indicada en estas situaciones. Si además la elige en su versión clara y monocromo como base para sus centros de mesa o para la decoración del altar, conseguirá un ambiente sutil y romántico, además de muy aromático.
Si en cambio el rosa le gusta pero el monocolor no es su opción, está de suerte, ya que el rosa, además de estar muy de moda actualmente en decoración y diseño de interiores, es un tono perfecto para mezclarlo tanto con el blanco como con otras tonalidades más vivas de la gama:
Y si las rosas le parecen una opción demasiado obvia o le gustan las flores más sencillas, ¿por qué no probar con unos bonitos tulipanes?

Ramos para bodas al aire libre

Las bodas al aire libre tienen su estética particular. En ellas todo suele ser natural (mesas de madera, farolillos colgados de los árboles, troncos como asientos auxiliares), y el ramo en este caso no puede alejarse de esta estética.
En estos casos lo que más se lleva son flores naturales (como recogidas del campo) o bien flores más habituales pero acompañadas de mucha hoja verde y alargada que hace que el ramo caiga más de lo habitual, huyendo de los típicos bouquets redondeados.

Ramos oscuros

Aunque a primera vista puede sonar chocante, lo cierto es que la flor oscura es tendencia en los ramos de bodas: toques azules y morados empiezan a verse en multitud de bodas, creando un fuerte contraste con el blanco del vestido.

Ramos multicolor

Para gustos los colores y los ramos para bodas no iban a ser una excepción. Si es de las que huye de los tonos pastel, los blancos y los rosas, pruebe a mezclar flores de distintos tonos.

Ramos extralarge

Otra tendencia actualmente en plenitud son los ramos tamaño XL… Si en la decoración de su boda las flores tienen una fuerte y marcada presencia, su ramo no puede ser menos. ¡Llénelo de vida!

¿Y otros tonos?

¡Por supuesto! ¿Por qué ceñirnos al rosa, malva o blanco como base? Meta flores rojas, amarillas, naranjas o azules y dele a su ramo un toque diferente…

Ramos originales

Además del color, el formato o el material también pueden darle un toque diferente al ramo de bodas… Pruebe a cambiar el clásico ramo de tallos y hojas por una corona, o pruebe por hacerse un ramo de pedrería. Desde luego no dejará a nadie indiferente.

En fin, como podemos comprobar, existen múltiples opciones de ramos para bodas a coordinar con el resto de la decoración del evento, así que por si aún necesitas algo más de inspiración, le dejamos unas cuantas imágenes más para ese gran día. ¡A ver a quién se lo lanza!

Vía: Decofilia