viernes, 26 de enero de 2018

Aparadores provenzales

El estilo provenzal es muy cercano al rústico. Son dos tipos de decoración muy cálidas, acogedoras y tradicionales. Aunque los muebles rústicos suelen ser algo más pesados y decorativos, ambos tipos se basan en materiales naturales como la madera o el hierro forjado.
Un aparador provenzal dará a nuestro salón un ambiente acogedor, lo cual no está reñido con el diseño. 

Un aparador provenzal para estilos rústicos y tradicionales

Los salones tradicionales contaban con grandes mesas y sillas de madera que hacían del comedor el lugar más acogedor de la casa. Los aparadores solían ser grandes y albergar la vajilla y cristalería de las ocasiones especiales. Hoy en día, un aparador provenzal puede ser el complemento ideal para un salón o cocina con toque rústico. La madera y los colores claros le darán luminosidad a la habitación y harán sentir a sus invitados como en casa.
No hay aparador provenzal que se precie que no cuente con puertas y cajones en los que distribuir los complementos para la mesa. Las puertas acristaladas con adornos en forja quedan especialmente bien, sobre todo cuando se trata de un aparador provenzal situado en la cocina.

Cómo dar una nueva vida a un aparador

Los muebles clásicos siempre tienen cabida en casa. Si no encajan con nuestra decoración, tan solo hay que darles una vuelta de tuerca para renovarlos. Por suerte, un aparador provenzal es muy fácil de personalizar y de ajustar a diferentes tipos de decoración. Si se trata de un aparador blanco, quedará genial combinado con rojo. Coloque unas pequeñas cortinas de cuadros blancos y rojos en las puertas de cristal y ponga alguna planta aromática sobre el mueble. El rojo y el verde le darán un toque natural y muy alegre que quedará bien en cualquier cocina. Con algunos trucos muy sencillos su aparador provenzal podrá tener una nueva vida en casi cualquier sitio de la casa.

Si cuenta con un aparador provenzal pequeño, restáurelo para colocarlo en la entrada. Píntelo, por ejemplo, en celeste y envejézcalo un poco. Añada pomos de bronce y ponga una lamparita tipo tiffany encima. Convertirá su recibidor en un rincón de lo más elegante.

También puede convertir su aparador provenzal en una pieza vintage. Píntelo de algún color vivo y decore las puertas con motivos publicitarios de los 50. ¡Quedará muy original!

Vía: Westwing