jueves, 11 de septiembre de 2014

Decoración con tablas de skate

Las tablas de skate, por extraño que pueda parecer, no solo sirven para patinar en rampas, calles o plazas de cualquier ciudad. También puede emplearlas para la decoración de su hogar, lo que sin duda alguna es una buena forma de darles una segunda vida cuando están demasiado estropeadas.

A continuación verá los diferentes usos que se le puede dar a un monopatín, con o sin ruedas. Si se lo propone, puede convertirse en un elemento decorativo más, aportando un toque juvenil y original a cualquier estancia de la casa.




Para decorar paredes

En la imagen que sirve para encabezar esta entrada ha podido ver varios diseños del legendario Andy Warhol, un genio del pop art que siempre aparece en cuadros, y que también puede aparecer en otros complementos decorativos como las tablas de skate que van colgadas en la pared.

Dependiendo del efecto que quiera conseguir para una determinada estancia, también puede decantarse por otras propuestas más sosegadas. Las tablas mantienen el color de la madera como color predominante, con unos dibujos que no son tan llamativos como los de Warhol y que pueden combinar a las mil maravillas con los muebles y con el parquet.

Para crear una luz tenue

Si no sabe qué lámpara comprar para crear una atmósfera relajante en el salón, no se lo piense dos veces y apueste por una tabla de skate para crear esa luz tenue que está buscando. Como puede ver en una de las imágenes, el monopatín va más o menos a juego con el color del sofá y las paredes, e incorpora unas flores pintadas para no ser tan sobrio.

Va situado justo por delante de una bombilla, bien colgado en la pared para que nadie se lleve un buen golpe mientras está viendo su serie favorita. El resultado es magnífico.

Como espejo

Si no quiere tener el típico espejo que venden en tiendas como las de IKEA o Leroy Merlin, siempre está a tiempo de reutilizar un viejo monopatín para colocarlo en la pared, a unos 1,70 metros de altura. De esta forma podrá arreglarse todos los días antes de salir de su habitación sin necesidad de hacerlo todo en el cuarto de baño, donde siempre hay un espejo.

Tras el mismo, como se puede apreciar en la imagen, puede colocar pegatinas relacionadas con la temática. Dejar las ruedas del monopatín es opcional. Es verdad que con ellas es más auténtico, pero también se pierde algo de visión.

Como estantería

Aquí hay dos propuestas claramente diferenciadas. Una es la que forman estas tres estanterías de pie disponibles en color miel, blanco y negro. Son ideales para guardar todo tipo de objetos y están realizadas con dos tablas de skate, que son las que sostienen la estructura por los lados. Los estantes no están fabricados con monopatines. Tiene unas dimensiones de 79 x 20,5 x 44 cm y cuesta 230 euros en Skate Home, una tienda en la que también podrá encontrar un banco, un perchero y un sujetalibros de los que describiré a continuación.

Antes de eso me toca hablar del otro tipo de estantería, de lo que se conoce como estante pegado a la pared y que suele ser utilizado para guardar libros y objetos pequeños. Es el típico estante que va encima de la cama, donde puede guardar todo aquello de poco peso que le puede hacer falta en un determinado momento. Colocarlo en la pared es muy fácil.

Como banco

Con un monopatín también hay tiempo para el descanso. En Skate Home han diseñado este banco que encontrará en la sección “Taburetes” de su página web (skate-home.com). Se llama Nollie Flip y no es único en su especie, ya que hay otros 10 modelos de distintos colores. Mide 80 x 20 x 25 cm y dispone de una estructura de madera rematada con asiento hecho con una tabla de skate de madera de arce canadiense. Cuesta 134,10 euros y queda de maravilla en cualquier habitación infantil, aunque al no tener respaldo no es demasiado cómodo.

Como perchero

Si no quiere darle tanto protagonismo a los monopatines, siempre puede decantarse por la opción del perchero, que también se comercializa en Skate Home (seguro que hay otras tiendas que también los venden). Hay cuatro modelos a elegir en función del color y el acabado, pero todos cuestan 118,15 euros. Como puede ver en la imagen, está fabricado con una tabla de skate y cuenta con cuatro ruedas que cumplen con la función de colgadores. Ahí puede dejar la cazadora, el abrigo, el bolso, el sombrero… lo que le dé la gana. Tiene unas dimensiones de 79 x 10 x 20,5 cm.

Como sujetalibros

Si con el estante no tiene suficiente, puede que le seduzca la idea de tener un sujetalibros como este. Como ya he dicho anteriormente, también se vende en Skate Home, una tienda donde encontrará todo tipo de productos de skate pensados para decorar su casa. Hay cuatro modelos disponibles que se diferencian por el color (miel, nogal, blanco y negro) y sus dimensiones son de 38 x 20,5 x 22 cm en cualquier caso. Cuesta 89 euros y está fabricado con la parte del tail de un skateboard que lleva enganchado el típico soporte para sujetar los libros.

En vinilos

Terminamos hablando de vinilos. En este caso no se han empleado tablas de skate para la fabricación, pero sí que se han dibujado para crear una atmósfera totalmente afín a este deporte tan popular en países como Estados Unidos. El diseño que puede ver en la imagen es de Mr Perswall.

Para más información visiten: Skate Home 
Vía: Decorablog