miércoles, 11 de enero de 2017

Decorar con puertas granero

¿Ha pensado alguna vez lo decorativa que puede resultar una puerta? Si se decanta por las puertas granero lo será, y mucho, ya que se trata de un estilo y un diseño muy característico y con mucha personalidad. Son puertas correderas como las que se colocaban en las granjas americanas y que ahora puede poner en su casa para cerrar habitaciones o armarios, dividir espacios, ocultar cosas que no quiere dejar a la vista… Hoy le contamos varias ideas para que sepa qué utilidad les puede dar y qué modelos puede colocar en su casa.
La puerta granero original
Si nos basamos en la puerta granero original, la tradicional americana, nos decantamos por una puerta de madera con aire rústico, incluso sin tratar, con travesaños de madera colocados verticalmente y otros horizontales que los cruzan en forma de aspa o en diagonal. El riel suele quedar al aire y sobre él se desliza la puerta.

Para los armarios

Una primera utilidad que le vamos a dar a estas puertas es la de cerrar armarios para ocultar lo que hay dentro de ellos. Pueden quedar chulísimas en la cocina, por ejemplo, en la despensa o en algún lugar de almacenamiento más pequeño que quiera mantener alejado de las indiscretas miradas. También las puede colocar en una librería, en la zona de lavado y plancha o para tapar la tele, por ejemplo. Lo hará de una forma tan decorativa que esta puerta cobrará todo el protagonismo.

Separar ambientes

Otra idea para incluir una puerta granero en su decoración consiste en hacerlo para diferenciar y separar distintos ambientes de su vivienda. Por ejemplo, quedan genial entre la cocina y el salón, o entre el dormitorio y el baño, o en un baño que haya en el pasillo… Al ser correderas no le ocupan nada de sitio y son tan decorativas que añadirán un extra de personalidad a cada rincón donde se anime a colocarla. ¡No es una puerta cualquiera!

Puertas de seguridad para los más pequeños

Aunque las puertas granero propiamente dichas son las correderas que estamos viendo, otra opción muy chula también es la de poner una puerta que se divida en dos mitades para poder mantener la de arriba abierta, por ejemplo, y cerrada la de abajo para que los más pequeños de la casa no entren en ese determinado lugar. Con ello permite que pase la luz o se vea lo que hay dentro pero puede dejar la puerta cerrada.

Los materiales

A la hora de colocar estas puertas puede apostar por otro tipo de materiales distintos a la madera como el acero combinado con ventanas de cristal, con un aire menos rústico y algo más industrial o minimalista. No obstante, las de madera me parecen, personalmente, las más bonitas y especiales, las que más se asemejan a las tradicionales.

Una hoja o dos

Puede poner una puerta granero de una sola hoja en el riel o colocar dos puertas que se encuentren en el centro al cerrarse. Esto puede resultar útil si el espacio que se ha de tapar es muy grande. En la galería de fotos verá ejemplos de las dos posibilidades.

Vía: Decorablog