jueves, 24 de noviembre de 2016

La reforma que recuperó una antigua notaría para adecuarla a vivienda

La reforma interior de esta vivienda del ensanche barcelonés es obra conjunta del arquitecto Alex Gasca junto al equipo brasileño Mundo Estudio Arquitetura e Design.
El objetivo principal del proyecto fue recuperar el uso residencial de un piso dedicado a notaría y proponer una distribución generosa para atender las necesidades de los propietarios. La vivienda, de 195 m² de planta, lo permitía. En palabras de los autores de la reforma: " La misma fluidez con que se camina, transita y circula en la ciudad tiene su reflejo en la amplia distribución del proyecto".
Fotografía: Adrià Goula
Mezcla de elementos existentes y lenguaje contemporáneo
El carácter de restauración del proyecto provocó el rescate de los elementos característicos de los pisos de principios de siglo XX del Ensanche de Barcelona. Los forjados con bovedilla catalana o la fachadas en ladrillo macizo se recuperaron para obtener, con un lenguaje más contemporáneo, la herencia cultural de estos interiores.
Recuperar fue la clave

Se recuperaron las carpinterías exteriores en madera natural, las persianas venecianas originales con lamas orientables, se mantuvo el suelo de madera y se incorporó la cerámica al lenguaje contemporáneo de la sala de estar. Se dejó la estructura metálica vista y se recuperaron elementos como la chimenea.
La importancia de la luz y su control
La dimensión de la vivienda y su orientación al sur, permite la presencia constante de luz natural, sea por el patio interior, los patios de medianera o la fachada principal. La reforma respeta y potencia los filtros de privacidad de las viviendas de este tipo: ventana, contraventana, celosía o cortina.
Dormitorio con lo justo
Para el dormitorio principal se optó por dejar que los elementos fueran los justos para no recargar el espacio. El blanco sigue siendo el protagonista en las paredes y también en la ropa de cama. La madera oscura no solo se utiliza en el suelo y en la carpintería, sino también en los detalles como el galán o las butacas y silla del rincón de lectura.
Rincones con encanto
Este rincón es el ejemplo de lo cuidados que han sido los detalles en esta reforma. La misma madera en el suelo se complementa esta vez con una pared de baldosas con dibujo geométrico. El lavabo queda suspendido en la pared y se completa con un espejo colgante redondo. La butaca roja da carácter al conjunto y recuerda los tiempos en que la casa era una notaría.
Cocina abierta al salón comedor
La cocina se ha decidido integrar en el salón-comedor, pese a las dimensiones en planta que permitan que fuese una habitación aparte. Esta situación, no obligada por problemas de espacio, se adopta como decisión proyectual. Las baldosas y muebles son blancos para seguir con el uso bi-color blanco-madera. La barra que separa las estancias hace a la vez de encimera.
El baño sigue el mismo lenguaje

El baño continúa con el mismo lenguaje del conjunto de la vivienda. Los suelos son oscuros, esta vez de grandes piezas de gres, y las paredes son blancas, en este caso con una de ellas de ladrillo macizo recuperado pintado también de blanco. La bañera es la pieza principal y destaca como elemento clave junto con el radiador toallero.

Para más información visiten: Alex Gasca ArchitectMundo Estudio Arquitetura e Design
Vía: habitissimo