viernes, 18 de marzo de 2016

Restaurante Ají por Alex March Studio

Según dos de sus variadas definiciones la palabra NIKKEI define a los emigrantes de origen japonés y a su descendencia. En gastronomía y unido a la terminología culinaria se refiere a la fusión entre cocina japonesa y peruana que data de finales del siglo XIX, con el desembarco en Perú de ciento de trabajadores necesarios para cubrir la recogida de algodón y azúcar de los campos. De manera más global, ya durante los años 80s se popularizan los restaurantes de comida Nikkei haciendo más popular esta definición. 

Ubicado en el puerto olímpico de Barcelona este restaurante de contenidas y bien aprovechadas dimensiones aúna lo más selecto de la cultura gastronómica de estos dos países.
El espacio se orquesta en torno a dos elementos que presiden el local y hacen protagonista a la elaboración de platos por parte de los cocineros, una barra de sushi y platos fríos donde podemos comer cómodamente y un espacio de plancha y cocina caliente, visible a través de un alargado cristal que protege a los clientes de la mezcla de olores de los variados alimentos que se cocinan.

La intención del proyecto es trasladar al desarrollo visual de este establecimiento la experiencia culinaria de fusión a través de lo más destacable de estas dos culturas, con una base de materiales autóctonos y formas inspiradas en la arquitectura tradicional japonesa y una puesta cromática muy colorista más cercana a la cultura peruana, añadido todo ello con una valiente apuesta formal mediante el uso de rectas y diagonales que se entremezclan armónicamente.
El local goza de una buena fuente de luz natural a través de una gran cristalera que comunica a un jardín exterior. Una iluminación general y una puntual, ambas controladas destacan la calidez de las texturas de variadas superficies madera, metal, piedra, que conforman un conjunto acogedor que resalta la pureza de los materiales.

Merece la pena destacar que para la realización de este restaurante se diseñaron cuatro tipos de mesas, las lámparas de la barra, la composición de luminarias del techo junto a murales y suelos, podría decirse que el único elemento prexistente son las sillas y taburetes de Alki con un teñido especial en roble y un cómodo tapizado en cuero natural de varios colores. 

Para más información visiten: Alex March Studio