domingo, 16 de noviembre de 2014

Un mueble que crea y divide espacios, por el estudio japonés Sinato

El estudio japonés Sinato, dirigido por Chikara Ohno, se ha encargado de la reforma de este apartamento de 64 m2 y 26 años de antigüedad, habitado por una pareja. En la nueva distribución, los dormitorios se ubican a ambos lados de una pared de carga y una gran mueble de madera en forma de L ha servido para articular todos los espacios.


La gran pieza de mobiliario, dispuesta en el centro de la vivienda, sirve para delimitar ambas habitaciones sin llegar a cortar la comunicación, lo que permite que circulen el aire y la luz.  También de cara a no interrumpir el paso de la luz, la parte superior se ha rematado con una franja fija de cristal transparente que llega hasta el techo. El mueble también se utiliza para colgar cuadros, como librería y cuenta con unos baúles que sirven como asientos y como zona de almacenaje.
Explican desde el estudio que “este espacio, al que hemos denominado ‘terraza interior’ a lo largo de la planificación, es una amplia y luminosa zona compartida que se convierte en un suave amortiguador entre los espacios”, como ocurre en el lado sur de la vivienda, donde une el espacio abierto y el dormitorio.
El diseño en forma de L crea dos alas con zonas comunes: por un lado, la cocina y el comedor y, por otro, el salón. El diseño de planta abierta también permite una mejor ventilación cruzada y distribución de la luz a través de la vivienda. El lavamanos, en contra de lo que suele ser habitual, también encuentra en el espacio abierto, mientras que el aseo está aislado en una estancia independiente en la zona del vestíbulo.
En el techo, las vigas de hormigón se han dejado vistas, mientras el resto de superficies se han pintado en una paleta de tonos grises o acabados en madera de color claro, produciéndose un suave contraste con la estructura de hormigón.
Los suelos de madera nudosa también contrastan con la madera mucho “más limpia” de la pared divisoria y la madera utilizada para los muebles de cocina y el armario.
En definitiva y con el fin de “permitir a los ocupantes vivir con mayor libertad dentro de una superficie muy limitada” , acaban de explicar desde Sinato, “pensamos que era mucho más eficaz conectar y superponer los distintos espacios, dando lugar a la totalidad de la vivienda”.
Para más información visiten: Sinato