martes, 18 de noviembre de 2014

Dónde crear zonas de lavado y planchado

Tener un área para lavar y planchar, cómoda y funcional, es vital en cualquier casa. ¡No es ningún lujo! No renuncie a tenerla por falta de espacio, aunque tenga una casa pequeña. Cada tanto tiempo, les mostramos zonas de lavado y planchado. Hoy le traemos ocho ideas más, para que tome buena nota de cómo crear una zona de trabajo funcional.
En el aseo
Muchas lavadoras viven en los aseos, pero por más pequeño y humilde que sea este espacio, no descuide su decoración. Opte por el blanco para los revestimientos de paredes (ganará amplitud visual), madera para los muebles auxiliares (conseguirá un toque cálido) y un suelo sufrido, como este porcelánico gris.
En el cuarto de baño
También los baños son zonas de lavado muy comunes en casas pequeñas. Pero hay que buscar la mejor manera de integrar este gran electrodoméstico. Nos ha encantado esta idea, donde el mueble del lavabo comparte protagonismo y color con la lavadora. La encimera de madera clara integra todo el conjunto como si de un mismo mueble se tratara.

Integrado en el armario de la cocina
Otro recurso muy práctico es integrar la zona de lavado y plancha en los armarios de cocina, y camuflar el área como un mueble de almacén más. En una de las imágenes vemos como se han instalado puertas de acordeón para poder abrir con mayor comodidad las altas puertas de los armarios.
Otra imagen muestra las puertas donde están colocados los electrodomésticos en columna son de rejilla con el fin de facilitar la ventilación de los aparatos. A su lado, un módulo con perchero y baldas se cierra con puertas escamoteables que quedan insertas dentro de la estructura del armario.

Zonas de lavado y planchado junto a la cocina
Si el espacio lo permite, lo ideal es contar con una zona de lavado y planchado anexa a la cocina, ya sea en un rincón o cuarto aparte. Le mostramos tres distribuciones diferente. La primera, arriba, en forma de U, con armarios en dos frentes y los electrodomésticos en columna sobre una pared.
El segundo cuarto se distribuyó en L, con los electrodomésticos en línea y una encimera que los une. Es importante que los muebles de este anexo sean iguales que los de la cocina. De hecho, las firmas de mobiliario de cocina también suelen hacerse cargo del proyecto de estos espacios.
Y por último, el tercero, en un solo frente, pero con dos zonas idénticas invertidas. Como ve, la opción de colocar lavadora y secadora en línea o en columna depende básicamente del espacio disponible. Desde luego, quedan mejor en línea, ya que dejan más superficie de trabajo libre.

Vía: decoratrix