domingo, 1 de julio de 2018

Consideraciones antes de comprar un sofá chaise longue

No compre un sofá chaise longue de manera aleatoria; escoja bien el producto siguiendo las siguientes consideraciones para hacer de su salón un lugar de descanso y confort
La comodidad no tiene precio y saber elegir lo mejor para su hogar puede no resultar fácil. Es conveniente no equivocarse con los productos, especialmente con los sofás; por eso, le mostramos algunas consideraciones antes de comprar un sofá chaise longue.
El sofá se convierte en uno de los principales muebles de la casa. Ocupa un espacio importante y se encuentra en una zona de tránsito muy visible ante los inquilinos e invitados.

¿No cree que conviene invertir en un buen sofá con materiales de primeras marcas y cuya estética sea la más adecuada para la casa? Esta es la línea que debe seguir.

Veamos qué debe tener en cuenta a la hora de elegir un chaise longue de primera categoría, que posea la mejor calidad del mercado y sea un ejemplo de confort.

¿Qué es un sofá chaise longue?

El término proviene del francés y su significado es “silla larga”. Antiguamente, sobre todo en el rococó (siglo XVIII) tuvo gran presencia en casas de la sociedad de clase alta, especialmente en palacios.

Así, históricamente se ha asociado a un tipo de sofá cómodo, que permite estirar el cuerpo y proporcionar un estado de relajación superior al de una silla convencional.

En la actualidad posee un significado y estética parecida. Por supuesto, se convierte en un ejemplo de confort; sin embargo, está al alcance de toda la población, a todo tipo de precios, sin importar el status social.

Diseño

Su formato suele ser el convencional y se aplica la misma forma para todos. Puede haber ciertas modificaciones de unos a otros dependiendo de la marca comercial; no obstante, no ofrecen excesivas diferencias.

Su diseño consiste en un sofá horizontal convencional pero con un extremo más alargado y rompiendo la horizontalidad para generar, así, una letra “L”.

Esta parte alargada sirve principalmente para estirar las piernas; por tanto, se tiene una parte para sentarse y otra para estirar todo el cuerpo.

También existe el formato individual, con la parte de las piernas prolongada para que puedan estar estiradas. Este prototipo es más barato y resulta más fácil de encajar en el mobiliario del salón.

Tenga en cuenta el material

El material va a estar en contacto con su piel. Es conveniente que sea de primera calidad y que no le engañen con la textura, ya que en muchas ocasiones lo barato puede salir muy caro.

Materiales más utilizados para la fabricación del chaise longe:

Fibras de poliuretano.
Cuero.
Fibras de poliéster.

A la pregunta, ¿cuál de estos materiales es mejor? Probablemente el cuero se convierta en un material resistente y de mejor calidad; sin embargo, es mucho más caro.

El poliuretano y el poliéster son también muy resistentes y proporcionan gran elasticidad. Su textura es suave y cómoda.

¿Qué debe evitar?

Los materiales de peor calidad se perciben en seguida. Hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo y el uso del sofá, el cual suele ser a diario, puede generar un deterioro del material.

En ocasiones habrá comprobado que en casas de amigos su sofá tiene los cojines desgastados; esto se debe al material. Por eso, es imprescindible asegurar de la calidad del producto.

No compre en espacios comerciales de segunda mano o de marcas desconocidas; la apariencia puede ser buena, pero el producto puede no serlo.

– Asegúrese de la calidad del producto; es preferible comprar marcas de confianza.-

Compare precios

Es importante que tenga un listado de precios de distintas tiendas, con el fin de que pueda esclarecer el objetivo. Existen múltiples espacios comerciales donde comprar; por tanto, no se cierre a un único lugar.

Evidentemente, habrá precios más elevados y otros más baratos; todo dependerá del material y del propio diseño.

Espacio ajustado al sofá

En el fondo, colocar un chaise longe en un salón puede no resultar fácil. Por eso, es imprescindible tener un espacio diáfano y, una vez situado el sofá, disponer los muebles en torno a él.

Es decir, el protagonista del salón debe ser el salón, o al menos tener una presencia importante en diálogo con el resto del mobiliario.

– Trate de que el sofá no genere tensión en el lugar.-

Escoja el color adecuado

La variedad de colores puede ser múltiple; no obstante, la gama que ofrecen los espacios comerciales suelen ser de tonalidades neutras; de esta manera, se asegura la concordancia cromática con el resto del mobiliario.

Tipos de colores neutros que se puede encontrar en la tienda:

Gris
Azul oscuro
Marrón oscuro
Blanco

A la hora de escoger un sofá chaise longue debe estudiar muy bien los objetivos y tener presente el espacio donde lo colocará. Sobre todo, no genere tensión y haga que el sofá sea el elemento imprescindible para el descanso.