sábado, 23 de junio de 2018

Duchas portátiles

La ducha portátil es un elemento imprescindible para irnos de viaje, sobre todo cuando es un viaje más aventurero, sin pisos ni hoteles de por medio. Es una estupenda opción para poder mantener nuestra higiene diaria allí en dónde no hay ducha.
Hay diferentes modelos para una ducha portátil, desde las más simples hasta las más complejas, que ofrecen comodidades añadidas.

Ducha portátil para llevar a todos lados

Una ducha portátil es un elemento que nos permite ducharnos en cualquier lugar: una montaña, durante una caminata, en una excursión, en una acampada… Incluso es perfecta para llevar al camping y no tener que esperar largas colas para lavarnos un poco. Es un mecanismo muy simple, tanto como una bolsa de agua, con unos cuantos accesorios para permitir su funcionamiento.

Algunos de estos accesorios son el tubo, la cuerda de enganche y la alcachofa de la ducha. Hay muchos modelos distintos de ducha portátil. Las más simples, tienen una bolsa que se puede llenar una determinada cantidad de litros y que se ha de poner al sol si queremos que salga caliente. Las más sofisticadas funcionan con un depósito de agua portátil desde el que bombearemos el agua para ducharnos.

Ducha portátil discreta

La ducha portátil, tiene una gran ventaja, que la podemos montar para ducharnos, y desmontarla al momento. Son perfectas para ahorrar espacio y para no tener que estar pendiente de un depósito. Sin embargo, los aventureros más precavidos y minuciosos, pueden elegir una ducha portátil con un buen soporte, para poder dejarla montada los días necesarios. Además, gracias a este soporte que generalmente es de acero, se puede colocar una lona alrededor de la ducha portátil, con grandes ventajas:

Intimidad: podemos ducharnos a gusto e incluso dejar que se duche algún amigo.
Ahorro de tiempo: una vez montada, no nos tenemos que preocupar de nada más.

Vía: Westwing