jueves, 21 de junio de 2018

Ventajas de cerrar una terraza o un espacio dentro del jardín

Los cerramientos para el jardín o la terraza son elementos decorativos fundamentales para obtener un poco de intimidad en estos espacios y aportar algo de aire fresco al entorno. Pero, además de su carácter aislante, ofrecen una serie de beneficios y ventajas que van mucho más allá.
Aislamiento térmico
Colocar un cerramiento en una terraza o en un espacio dentro del jardín por parte de los instaladores de cerramientos exteriores ayudará en primer lugar a climatizar esa zona en invierno y conservar la temperatura en verano. Podríamos decir que el cerramiento actuará como barrera térmica para que en verano no se caliente en exceso la estancia y en invierno no pase el frío al interior.
De esta manera, un cerramiento con un buen aislante térmico nos va a permitir utilizar esa estancia durante todo el año. Especialmente si se trata del caso de una terraza o un espacio habilitado en el jardín, zonas que quizás por las condiciones climáticas no se podrían usar sin un cerramiento.

Aislamiento acústico

Otro de los beneficios que supone disponer de un cerramiento de este tipo tiene que ver con el aislamiento acústico. Si se instala un cerramiento con un buen perfil en PVC y un vidrio de gran grosor y con cámara de aire se reducirá considerablemente el ruido en el interior de la terraza o el jardín.

Esta última sería una magnífica solución para aquellas viviendas que se encuentran cerca de una zona de mucho tráfico y tienen que lidiar todo el día con una gran cantidad de ruido. De ser así y no contar con un buen cerramiento apenas se podría disfrutar de la terraza.

Limpieza, espacio adicional, seguridad y privacidad

Junto a sus beneficios como aislante térmico y acústico, un buen cerramiento instalado por empresas de techos móviles mantiene mucho más limpia la terraza o la zona del jardín habilitada, ya que evitará que el viento, las lluvias, el polvo y la suciedad del exterior pasen a la vivienda.

Muchos son los que cierran su terraza o un espacio dentro del jardín para aprovechar mejor el espacio y la superficie de la vivienda. En el caso de la terraza, por ejemplo, se puede cerrar para incorporar el espacio a la sala de estar o al comedor que hay junto a ella. De esta manera se le consigue ganar metros a la vivienda.
No en vano, existe la posibilidad de cerrar una parte del jardín de la casa para habilitar una habitación extra, un lugar para almacenar herramientas, un pequeño despacho, un huerto o un invernadero, etc.
Por último, hay que señalar que este tipo de cerramientos favorecen la privacidad y la seguridad en la vivienda. Una terraza cerrada disminuye el riesgo de robo y vamos a poder utilizarla sin necesidad de ser vistos desde el exterior.
En definitiva, podemos comprobar que son numerosos los beneficios que nos reporta cerrar una terraza o un espacio dentro del jardín.