viernes, 29 de junio de 2018

Clap Studio diseña pequeñas historias para los más pequeños.

Little Stories es una concept store para bebés y niños modernos que ha abierto sus puertas recientemente en Russafa, el barrio hipster de Valencia, ¿dónde si no? El equipo valenciano Clap Studio ha sido el responsable de dar vida a este proyecto, tanto a la parte gráfica como al interiorismo.
El estudio de diseño ha hecho un trabajo redondo. Y no lo decimos sólo por sus formas circulares y amables que invitan al juego, sino por el concepto del proyecto: llevado al detalle de manera sencilla y efectiva.
El encargo parte de un cliente con una idea arriesgada: una concept store de sneakers exclusivamente para los pequeños. Little Stories tenía que reflejar simplicidad, adaptabilidad y sobre todo, juego.
Clap Studio quiso asentar bien las bases del proyecto diseñando una identidad corporativa sólida a nivel gráfico para crear un interior acorde a ella.
Para el logotipo escogieron una tipografía de palo seco amable y sencilla, completando la imagen corporativa con un sistema de trazos que representan juego y movimiento y aportan dinamismo al diseño. La segunda T de Little es también una carita sonriente, un guiño divertido y muy sutil que nos encanta.
Una vez definida la parte gráfica se pusieron manos a la obra con el interiorismo de la tienda, creando un local que fuera toda una experiencia para niñas y niños. Buscaban el equilibrio perfecto entre la parte lúdica del Concept Store, invitando a la imaginación, y que a su vez el producto quedara bien expuesto y llamativo para fomentar la venta del mismo.
El local está en una placita con columpios para los peques, así que sus amplios ventanales lo convierten en un escaparate de 70 metros cuadrados de lo más apetecible.
Este espacio blanco y minimalista se llena de toques de color que aportan dinamismo, el mismo que posee la exposición de producto gracias a las pletinas metálicas imantadas en las paredes, que permiten el cambio en la distribución de zapatillas, mochilas, gorras y calcetines.
El mostrador es del mismo azulejo blanco que la fachada, dándole así continuidad con el exterior. Los atriles blancos y los asientos circulares también son movibles y completamente adaptables.
La imagen gráfica de Little Stories acompaña a pequeños y mayores desde el exterior hasta el interior, creando un juego constante de líneas y formas sinuosas, despejando el espacio para que el producto sea el protagonista. En el interior los puntos de luz surgen de tubos de colores que bajan del techo para iluminar la exposición y resaltar así los productos.
Fotografías: Daniel Cuerda 
Para más información visiten: Clap Studio
Vía: diarioDESIGN