jueves, 24 de mayo de 2018

Secadoras

Secar la ropa al aire libre no siempre es posible. Puede que el tiempo no acompañe, que no tenga tiempo o simplemente no disponga del espacio adecuado para hacerlo. Las secadoras pueden resolverle este problema y facilitar su día a día.
En los últimos años este electrodoméstico ha evolucionado mucho, son más eficientes y cuentan con mayor número de programas para adaptarse a cada tejido.
Si ha decidido poner una secadora en su vida, léase esta guía de compra, le ayudará a elegir la mejor para usted de entre todos los tipos de secadoras que encontrará en el mercado.

Secadoras de evacuación: mejor para uso ocasional

Cogen aire del exterior, lo calientan mediante resistencias eléctricas, el aire caliente se introduce en el bombo donde recoge la humedad de la ropa y después se expulsa por un tubo al exterior.

Por tanto, la instalación de estas secadoras requiere de la posibilidad de sacar el tubo al exterior. Suelen ser modelos más baratos, pero también es el tipo de secadora que más consume, lo que supone un coste extra que deberá tener en cuenta. Por eso se recomiendan para aquellas personas que no la vayan a usar mucho.

Secadoras de condensación: con circuito cerrado
En estas secadoras, también se calienta el aire con resistencias eléctricas, aire que entra en el bombo con la ropa mojada para sacar la humedad. La diferencia principal con las anteriores es que es un circuito cerrado, donde el aire húmedo, en vez de ser expulsado al exterior, se introduce en un intercambiador refrigerado, haciendo que se condense la humedad que transporta en una bandeja. Ese mismo aire, vuelve a pasar por las resistencias eléctricas y vuelve a entrar en el bombo. De esta manera, al no ser aire nuevo del exterior es necesaria menos energía para elevar la temperatura, por lo que estas secadoras son más eficientes que las de evacuación.

El precio medio de las secadoras de condensación es de 360 euros.

Secadoras de condensación con bomba de calor: las que mejor nota sacan

Al igual que las secadoras de condensación con resistencias, la humedad del aire se extrae mediante en intercambiador, acumulando el agua en una bandeja. La diferencia es que estas secadoras utilizan una bomba de calor para calentar el aire, en vez de resistencias eléctricas, que es hasta 3 o 4 veces más eficiente.

El precio medio de las secadoras de condensación con bomba de calor es de 580 euros.

¿Y cuáles son las mejores? Consejos para elegir secadora

El mejor producto es el que se ajusta mejor a lo que necesita, teniendo en cuenta el uso que le vaya a dar y su presupuesto. Sin embargo, en el caso de las secadoras, podemos decir que las secadoras de condensación con bomba de calor obtienen por lo general, mejores resultados. A continuación, enumeramos una serie de características en las que deberá fijarse a la hora de elegir:

Capacidad. La capacidad de la secadora, al igual que la de la lavadora, se mide en kilos de ropa que puede introducir cada vez. Nuestro consejo es que elija una secadora que tenga más capacidad que su lavadora, ya que la ropa mojada pesa más que la ropa seca.

Coste. Como pasa con todos los electrodomésticos, a la hora de valorar el coste hay que tener en cuenta, no solo el precio de venta si no también el consumo. El sobre coste que pueda tener una secadora más eficiente, puede verse compensado con el uso (tenga en cuenta que la vida de una secadora pueden ser más de 10 años). También le aconsejamos cuando compare precios entre unas tiendas y otras, que se fije bien en las condiciones de entrega. A veces una tienda que a priori es más barata resulta que no incluye transporte, instalación o incluso la retirada del electrodoméstico antiguo. En muchos casos compensa elegir otra tienda que sí lo incluya.

Dimensiones e instalación. Otra característica que debe comprobar es si la secadora tiene algún requisito a la hora de instalarla. Por ejemplo, si es de evacuación tenga en cuenta la salida del tubo, o si es de condensación con opción de desagüe deberá estar cerca de la salida de agua.

Programas. Existe un falso mito que dice que la secadora estropea la ropa. En realidad, salvo ciertos tejidos que no se deben meter, el resto no corren ningún peligro utilizando el programa adecuado. También es importante la exactitud con la que la secadora se ajusta a sus programas, es decir, que el grado de humedad de la ropa sea el que indica el programa.

Otras prestaciones. También puede ser un criterio de elección otro tipo de características como:

Características de la puerta, con protección para niños o que se pueda invertir el sentido de apertura (de manera que sea más fácil cuadrarlo con la lavadora).
Programa antiarrugas, consiste en que el tambor gira ligeramente una vez acabado el secado para evitar que se formen arrugas muy marcadas.
Aviso de limpieza de filtro, con esta función evitas tener que limpiar el filtro con cada secado, solamente cuando la máquina te avise.
Comienzo retardado, poder programar la secadora para que empiece a determinada hora.

Vía: OCU