domingo, 27 de mayo de 2018

Licuadoras

Una licuadora o extractor de jugos (en Latinoamérica) es un electrodoméstico cuya función es extraer el zumo de las frutas y hortalizas tratadas por centrifugación, separándolo de los componentes sólidos.
Las licuadoras tienen filtros que permiten obtener un zumo perfectamente líquido en una jarra de plástico o de vidrio, libre de pulpa que cae en un depósito extraíble para su vaciado y limpieza a mano o en el lavavajillas.
Cómo funciona la licuadora

Las frutas y hortalizas se introducen en trozos o enteras, según la potencia de los modelos, por una boca cilíndrica situada en lo alto del aparato. El disco centrifugador situado en el interior expulsa la pulpa seca hacia un contenedor incorporado generalmente en la parte trasera, mientras que el zumo sale por una boquilla situada en el lado opuesto.

Características a tener en cuenta

A la hora de comprar una licuadora, tenga en cuenta las siguientes características:

Numero de revoluciones por minuto del motor de la licuadora. Por ejemplo 19.000 rpm. Cuanto mayor sean las rpms, mayor el contenido de zumo obtenidos de las frutas y con mayor rapidez.
Ancho de la boca por la que se introducen las porciones de fruta o verduras. Por ejemplo, 65 mm.
Potencia máxima medida en vatios, para conseguir resultados perfectos y número de velocidades para adaptarse a la dureza de las distintas frutas y verduras. Por ejemplo 650 W
Depósito donde cae la pulpa y capacidad en ml de la jarra para el zumo.
Capacidad de los materiales para ser lavados en el lavavajillas o su limpieza en general.
Base antideslizante y hueco recogecables.

Vía: Consumoteca