viernes, 6 de abril de 2018

Elegante apartamento en San Francisco por García Tamjidi

RESIDENCIA PRIVADA 4:
El estudio Garcia Tamjidi diseñó este apartamento en San Francisco de líneas limpias y gran pureza visual para un ejecutivo que vive alejado del centro, pero quería disponer de un sitio donde pasar la noche cuando el horario de trabajo se alargase. Ubicado en la duodécima planta de un edificio residencial, la vivienda disfruta de unas impresionantes vistas a la ciudad y a sus populares puentes.
Una paleta cromática de blancos, marrones y grises definen el elegante carácter de la casa, que cuenta con una sala de estar de planta abierta, comedor, cocina, dos dormitorios y tres baños. Diferentes armarios se han adosado a las paredes para disponer de un amplio espacio de almacenamiento que facilite el orden y mantenga los interiores libres de objetos. Los volúmenes pintados de blanco o en chapa de madera muy clara se confunden con las paredes de la casa y parecen desaparecer en ellas.
Michael Garcia y Farid Tamjidi emplearon un enfoque lúdico a la hora de diseñar el mobiliario: desde un volumen elevado que da forma a un escritorio hasta rincones para exponer escultóricos objetos. Por otra parte, el pavimento de madera de roble oscuro proporciona el suficiente contraste para que el interior del apartamento no caiga en un ambiente monocromático. “La magia está en los detalles”, apunta el estudio.
El mobiliario de la cocina también está hecho de madera clara, coronado por una espectacular mesa en mármol de Calacatta sobre la isla. Continuando con esta estética, todo el espacio se ha amueblado con pocas piezas en los elegantes tonos del cuero marrón, la madera oscura y el gris. La mesa del comedor de madera, ubicada junto a una contundente columna, está coronada por la lámpara Flow(t), diseñada por Nao Tamura para WonderGlass, inspirándose en los colores de la laguna veneciana. Las puertas correderas sirven para separar o unir la zona central y el dormitorio principal. Este espacio de la casa tiene salida directa a una terraza al aire libre, desde donde disfrutar visualmente de la ciudad de San Francisco.
El mismo tipo de armarios continúa en los dos dormitorios, mientras el mármol blanco de Calacatta con sus características vetas grises se convierte en el material protagonista de los baños.
Esa misma sensación de continuidad es la que crea el pavimento de roble que se extiende por todo el apartamento, mientras que lo armarios blancos y de madera contribuyen a una arquitectura interior que está impregnada de sutileza y elegancia. “Un lugar relajante y reconfortante, un lugar donde echar el freno” tras un día de intenso trabajo.

Para más información visiten: García Tamjidi