lunes, 5 de febrero de 2018

El alma de Malababa se hace espacio en Serrano 8.

Ciszak Dalmas y Matteo Ferrari construyen un espacio con la misma pasión, coherencia, honestidad, sostenibilidad… que los productos de piel de Malababa.
Malababa, la firma española de complementos de moda en piel creada hace 18 años, abre su tercera tienda en la capital. Esta vez la ubicación elegida es la exclusiva calle Serrano, a pocos metros de la Plaza de la Independencia.
En el diseño de este flagship han colaborado estrechamente los estudios de diseño y arquitectura Ciszak Dalmas y Matteo Ferrari, con los fundadores de la marca, Ana Carrasco y Jaime Lara.
Al igual que en las creaciones de Malababa, el uso de materiales naturales y de proximidad y la elaboración artesana, caracteriza este establecimiento. Un espacio lleno de alma, en el que se fusionan el arte, la artesanía, el diseño y la arquitectura.
Los revestimientos
Para recubrir los muros se ha utilizado una mezcla de arcilla gallega, polvo de mármol blanco de Almería y aglutinantes alimenticios. Totalmente naturales, ecológicos y no tóxicos.
Este revestimiento ofrece una apariencia no uniforme y unas tonalidades naturales que transmiten los conceptos de artesanal y sostenible. Además regula la humedad y la temperatura, obteniéndose un ambiente sin bacterias y microorganismos nocivos. También se consigue un alto ahorro energético durante todo el año.
Este acabado se combina en algunas zonas de la tienda con ecocemento. Este material está avalado por certificados internacionales como el alemán Emicode, el cual valida la baja emisión de compuestos volátiles -VOC- en los materiales de construcción.
Por otro lado, los pavimentos de barro provienen de Valencia. Se han cocido en un horno de leña, a través de procesos artesanales en los que sólo se ha utilizado productos naturales.

Las celosías

Especial protagonismo adquieren las celosías realizadas con losetas de barro. Éstas han sido fabricadas artesanalmente en Toledo con barro proveniente de canteras extremeñas, cocido en un horno H2G, 100% ecológico, que utiliza biomasa como combustible.

Sus piezas han sido colocadas una a una por las personas implicadas. De ahí ese aire tan auténtico y entrañable.

La piel

La materia prima con la que esta marca fabrica sus productos, la piel, se utiliza para crear una espectacular cortina. Ha sido realizada por el maestro artesano de Malababa, Osvaldo, utilizando piezas enteras de piel de vaqueta de curtición vegetal, la misma con la que se fabrica la colección de complementos Métrica. Este material también se utiliza para forrar algunos módulos del mobiliario.

Las ágatas

Junto a la piel, las ágatas son otro de los hilos conductores. Una referencia a las colecciones de bolsos Mini y Nanohontas, que les dan vida. Aparecen en forma de peanas con forma prismática. O bien se incrustan en las superficie de una de las piezas de mobiliario.

El mobiliario

La funcionalidad ha sido otra de las premisas en el desarrollo del diseño. Se ha buscado que sus elementos pudiesen adaptarse a diferentes necesidades a lo largo del tiempo.

Además de piel y ágata, se ha utilizado para la fabricación de sus módulos móviles piedra caliza procedente de Sevilla y latón envejecido.

Para más información visiten: Malababaciszak dalmasmatteo ferrari studio
Vía: diarioDESIGN