lunes, 15 de enero de 2018

Cómo limpiar mosquiteras

Se ha percatado de que la mosquitera de su ventana acumula suciedad, pero se cuestiona: ¿cómo se limpian las telas mosquiteras? La primera respuesta es que dependerá de cómo es la instalación, pero sean como sean las mosquiteras de su hogar, podrá limpiarla en profundidad y garantizar así que los insectos no se cuelen en casa. Así que no espere más y descubra con este artículo cómo limpiar mosquiteras.

Pasos a seguir:

La limpieza de mosquiteras variará según el tipo de instalación de que disponga, es decir, si son fijas, extraíbles, enrollables... En cualquiera de los casos, será imprescindible limpiarlas con frecuencia para retirar la acumulación de polvo, insectos, polen y cualquier otro tipo de suciedad. Del mismo modo, las personas alérgicas a alguna de estas sustancias volátiles deberán realizar este tipo de limpiezas con mayor asiduidad para prevenir posibles crisis de alergia.

De este modo, en caso de que pueda desmontar las mosquiteras o retirarlas de la ventana, la tarea será mucho más sencilla, ya que podrá usar agua a presión de una manguera o grifo para eliminar la suciedad acumulada en la rejilla. Si no puede sacar la mosquitera, como es el caso de las enrollables o las que van fijadas con clavos, lo más apropiado será que use una esponja humedecida en un cubo con agua y jabón; podrá usar el mismo detergente líquido que usa para lavar los platos.

Así mismo, puede usar un cepillo de la ropa —sin frotar en exceso para no estropearla— para asegurarse así de que no quede suciedad acumulada en las celdas de la rejilla mosquitera y, para un acabado perfecto, recurra a un cepillo de dientes viejo para llegar a todos los rincones. Puede sumergir ambos cepillos en la mezcla anterior de agua jabonosa y, en caso de que esté muy sucia, puede probar a agregar un poco de amoniaco o líquido desengrasante para que la suciedad se desprenda más fácilmente.

A continuación, use una bayeta o trapo humedecido solo en agua para aclarar la mosquitera y eliminar todos los restos de jabón. Le aconsejamos que enjuague el paño diversas veces para evitar que acumule espuma y la rejilla no quede bien limpia; asegúrese también de que el marco de la ventana o el borde de la mosquitera estén completamente limpios o su tarea habrá sido en vano.

A la hora de secar la mosquitera, puede ayudarse de un trapo seco para retirar el exceso de agua o —como mejor opción— dejarla secar al aire. Y es que según el trapo que use, es posible que desprenda pelusa que se acumulará en la rejilla antimosquitos y resultará contraproducente, como si no la hubiéramos limpiado. En el momento en que la mosquitera esté completamente limpia y seca, ya podrá volver a colocarla en la ventana o puerta, si es que la había desmontado.

Vía: UNCÓMO