domingo, 13 de diciembre de 2015

Aislamiento en pared


Si quieren reducir el consumo de la calefacción y el aire acondicionado, una alternativa eficaz y ecológica es aislar bien la casa. Por este motivo, en esta ocasión, les vamos a enseñar a aislar, tanto térmica como acústicamente, una de las paredes de esta habitación, de una forma sencilla y económica.

Para realizar este trabajo, instalaremos primero una estructura metálica formada por unos perfiles especiales para tabiques trasdosados y aprisionaremos unas tiras de lana mineral blanca entre las aletas de los montantes (perfiles verticales de interior). Este aislante contiene más de un 50% de material reciclado y genera muy poco polvo. Remataremos la obra, cubriendo la lana con un revestimiento decorativo de vinilo.

Herramientas

Atornillador con batería
Punta PH2
Cortante
Nivel de burbuja
Sierra de calar
Hoja para materiales plásticos
Medidor láser de distancias

Materiales

Perfiles metálicos para tabique trasdosado
Junta estanca autoadhesiva
Tacos de impacto de Ø 6 mm
Tornillos autotaladrantes de M4
Tornillos fosfatados de 3,5 X 25 mm
Material aislante
Revestimiento decorativo de vinilo
Perfiles de remate

Paso a paso para realizar el aislamiento en una pared
Paso 1

Empezaremos colocando los perfiles metálicos en todo el perímetro de la pared y alrededor de la ventana. Para fijarlos, utilizaremos unos tornillos autotaladrantes.
Paso 2

Como nuestra manta mide 60 centímetros de ancho, colocaremos los montantes verticales manteniendo esa distancia.

Paso 3

Es el turno de la manta. Teniendo en cuenta la altura de la superficie a forrar, cortamos las tiras de aislante que necesitemos, con la ayuda de un cortante. A la hora de manipular este material, es conveniente ponerse unos guantes.

Paso 4

Luego, encajamos las tiras de manta entre los perfiles, dejando un centímetro respecto a la pared. Así, crearemos una cámara de aire. Con este material aislamos, tanto térmica como acústicamente, la estancia.

Paso 5

Una vez que hayamos cubierto toda la superficie, vamos con el revestimiento. Fijaremos primero las bases de los perfiles plásticos, empleando unos tornillos fosfatados. Es importante que la punta de atornillar que utilicemos se ajuste a la forma y el tamaño de la cabeza de los tornillos.

Paso 6

Cortamos la lengüeta de una de las piezas del revestimiento, la presentamos en la pared y trazamos las líneas de corte. Con la sierra de calar y una hoja apropiada para materiales plásticos, cortamos.

Paso 7

A continuación, colocamos la pieza en su posición y la sujetamos con los tornillos fosfatados.

Paso 8

De la misma manera, ponemos el resto de las piezas hasta forrar por completo la pared.

Paso 9

Por último, ponemos las tapas de los perfiles perimetrales, tanto de la ventana como de la pared, ayudándonos de un taco y un martillo.

Paso 10

De esta forma tan sencilla y económica, podemos aislar las paredes de nuestro hogar, en muy poco tiempo. La lana mineral nos proporcionará un confort térmico y acústico inigualable, permitiéndonos ahorrar considerablemente en la factura de la calefacción y el aire acondicionado.

Vía: Horgarmanía