jueves, 5 de noviembre de 2015

El sueño de una casita (moderna) en la playa está en Dénia.

“Queremos una casita donde poder hacer la paella de los domingos y las torràs (barbacoas en valenciano) con los amigos. Una ducha en el exterior, con agua caliente, para quitarnos la arena de la playa. Y, un sofá donde poder echarse la siesta mirando la televisión”. Este fue el deseo que el propietario de esta pequeña vivienda, situada en la localidad alicantina de Dénia, transmitió a Selecta HOME/Architectural Competition and Construction.

Si se han dado cuenta, el propietario ha utilizado la palabra casita y no casa o vivienda. Esto importante porque el término define todo el proyecto. Y no porque tan sólo tenga una superficie de 60 metros cuadrados, sino porque, tal y como nos explica uno de sus arquitectos, casita “tiene una connotación y significación propia”.
Una casita se asocia a un momento, situaciones y costumbres ligadas al tiempo libre. Al propietario, que la había heredado de su familia: “no le interesaba tanto lo que la vivienda pudiera tener, sino lo que en ella debía acontecer: reproducir las acciones con las que había disfrutado un fin de semana tras otro, con sus padres, etc”.
Los arquitectos Joaquín Juberías y Fernando García llaman al trabajo realizado en este proyecto Arquitectura de fondo: “arquitectura que no se deja ver; arquitectura de estar, de ser, de las acciones que fueron y ahora quieren volver a ser”.
De cara a materializar el concepto en algo físico, la solución pasa por respetar la fachada exterior, dejando que continúe formando parte de una hilera de viviendas iguales, las cuales comparten el porche. De aspecto sencillo, Juberías y García han conservado las rejas de las ventanas, los baldosines de la terraza así como el tabique de yeso traslucido y de formas tradicionales que divide cada vivienda.
La experiencia cambia una vez entra dentro. Sí, continua siendo sencilla y de espacios abiertos, pero esta es una casita de playa del siglo XX. Moderna, contemporánea y vanguardista, incluso, si tomamos como ejemplo las lámparas de hormigón que cuelgan en la zona del comedor.
Imperan las líneas rectas en la arquitectura y el mobiliario. Paredes y techos desnudos, sin ornamentaciones de yeso o estucado. El blanco domina toda la estancia, combinando con la madera de varios tonos y el gris de la cocina. Mármol, vidrio, acero y chapa de madera son los materiales principales. Los espacios abiertos ganan privacidad con puertas correderas.

La vivienda, cuenta con una terraza posterior a través de la cual se accede a la Playa Les Deveses. Es quizás la parte más original gracias a unos tabiques de mampostería en forma de parapeto, el cual deja en la parte delantera la zona de barbacoa y una pequeña pila, y en la parte trasera, la ducha.

Para más información visiten: Selecta Home 
Vía: diarioDESIGN