miércoles, 24 de junio de 2015

OhBo Organic Café: aires industriales para una carta ecológica.

¿Puede un espacio de estética industrial y aires vanguardistas resultar acogedor y cálido? Así es OhBo Organic Café, todo un paraíso del slow food, los productos de proximidad y la cocina ecológica, cuyo interiorismo ha sido proyectado por Isabel López Vilalta. Los materiales como el hierro sin tratar y la madera se adueñan de la estética de este local, situado en la zona de alta de Barcelona, para crear el escenario ideal de una carta sana de lo más eco.
OhBo Organic Café, situado en una amplia calle del barrio barcelonés de Sant Gervasi, representa una apuesta novedosa. Es un espacio de 210 metros cuadrados en el que se ha querido hacer referencia al concepto orgánico como algo habitual en nuestro entorno. Su interiorismo plantea un ambiente acogedor que invita a relajarse disfrutando de una comida sana, a base de productos ecológicos, de proximidad y de temporada.
Porque OhBo Organic Café se define por un modelo de cocina basado en alimentos ‘Km 0′ y de origen orgánico, adaptado a todo tipo de públicos –pensando también en vegetarianos, celíacos e incluso en los más pequeños– que buscan mantener una dieta equilibrada o mejorar sus hábitos alimenticios.
Inspirándose en un ambiente de aire industrial y materiales recuperados, el estudio de Isabel López Villata ha diseñado la identidad de lo que será una franquicia, mediante una estructura cuadricular de hierro con vidrios antiguos y recuperados con unas tonalidades verdes, azules y grisáceas, que revisten la pared principal del restaurante.
Todo ello adquiere mayor protagonismo con el uso del papel pintado efecto hormigón y las instalaciones dejadas a la vista.
Las dos fachadas, completamente acristaladas y con vistas a un espacio ajardinado, proporcionan el aire de la naturaleza y vegetación que nos evocan a los productos del campo. Para otorgar cierta privacidad a esta gran transparencia se tamizaron ligeramente dichas cristaleras mediante una estructura metálica y chapa deployé resguardando al comensal del mundo exterior.
La organización interior de las distintas mesas recorre el local mediante un sofá chester de grandes dimensiones, 8 metros de largo. Unos bancos de piel tipo potro apoyados en la chapa deployé.
En el centro una mesa de madera maciza de roble preside el espacio. La calidez y autenticidad la encontramos en los materiales nobles como la madera el hierro y la piel que han sido empleados en los muebles elegidos para este espacio.
La mayor parte de los productos que utiliza el restaurante llevan el sello CCPAE (Certificación de Agricultura Ecológica Regional) o Certificado Ecológico Europeo para garantizar que todos los platos son elaborados con materias primas ecológicas de máxima calidad y que respetan el medio ambiente.
Además, con el objetivo de favorecer y contribuir al comercio local, OhBo irá incorporando, poco a poco, como proveedores a aquellos agricultores que cumplan a la perfección con los mismos procesos de cultivo que aquellos que están certificados.
El cocinero y asesor gastronómico Iker Erauzkin es el encargado de elaborar cada uno de los platos que se sirven en OhBo, prestando especial atención a la presentación y a mantener todo el sabor y propiedades de los ingredientes.
Siguiendo la misma dinámica, OhBo Organic Café dedica un amplio apartado de su carta a los batidos y zumos naturales para tomar a todas horas. Más de 20 licuados frescos que varían según la temporada diseñados por la experta naturópata Adriana Ortemberg, que ha desarrollado cuidadosamente cada combinación.
El restaurante dispone además de un servicio take away para poder disfrutar de su propuesta gastronómica en casa o en el trabajo.

Para más información visiten: OhBo Organic CaféIsabel López Vilalta 
Vía: diarioDESIGN