lunes, 22 de diciembre de 2014

Barton en el Eixample, el bar donde no te puedes esconder.

Barton está situado en un chaflán del barrio del Eixample de Barcelona. Ello le otorga una ubicación privilegiada, todo un frente de cristal que hace que el estudio de Isabel López Vilalta haya tratado el interior casi como un proyecto de escaparatismo. En Barton, nadie es invisible.
A partir de un espacio de la arquitecta Magüi González, el equipo del estudio de Isabel López Vilalta ha diseñado el espacio interior en tres franjas paralelas a la fachada. La estructura: banco corrido con mesas, barra y almacén a la vista.
Cada franja se ha proyectado con un estilo diferente, de más moderno a más tradicional. De esta forma se ha conseguido plantear la relación entre lo nuevo y lo antiguo.
El conjunto conserva rasgos identitarios de una auténtica taberna, como la calidez de la madera vieja recuperada, el mármol, el almacén a la vista y una gran barra.
Las dos paredes perpendiculares de la fachada y el techo se plantean más homogéneas y menos protagonistas. Estas se han tapizado con fieltro incorporando aislamiento acústico, para aumentar el confort sonoro, puesto que la pared que da a la calle al ser toda de vidrio generaba mucha reverberación.
Barton funciona como un gran escaparate, gracias a la gran vidriera y la altura que tiene. Por eso se han elegido unas lámparas muy volátiles y de grandes dimensiones que llenan el espacio y, sin embargo, favorecen la transparencia. Se trata del modelo Wireflow, de Vibia, diseñada por Arik Levy.
Los almohadones, por su parte, aportan una nota de color al restaurante y actúan como un reclamo visual para la gente que pasea por la calle.
La cocina se presenta abierta a la sala a través de una estantería-celosía que aporta profundidad al local y permiten una relación constante entre los cocineros y el personal de sala, consiguiendo una atmósfera de trabajo fluida y confortable.
A nivel culinario, Barton representa una propuesta diferente y novedosa dentro del escenario de la restauración barcelonesa. Ofrece una atmósfera relajada e informal propia de una taberna, acompañada de una oferta gastronómica de tapas, raciones y Raw Food.

Para más información visiten: BartonIsabel López-Vilalta+Asociadosnred arquitectosVibiaArik Levy 
Vía: diarioDESIGN