miércoles, 5 de julio de 2017

Tapajuntas para ventanas de techo

Los tapajuntas son una pieza imprescindible en las ventanas de tejado para evitar que el agua de lluvia se filtre al interior a través de las juntas. Así, permite la estanqueidad en nuestras cubiertas logrando una adecuada evacuación del agua.

Están fabricados con materiales impermeabilizantes y resistentes a la intemperie. Sus actuales diseños les permiten integrarse y pasar desapercibidos sobre cualquier material de cubierta.
¿Cómo elegir las tapajuntas?
Los tapajuntas estándar están fabricados con aluminio y lacados con una capa de poliéster de color, para que puedan ajustarse lo máximo posible al estilismo de la cubierta. Los diferentes modelos permiten la perfecta instalación de las ventanas sobre cualquier material de cubierta.
A la hora de escoger el adecuado para instalar su ventana de tejado, deberá prestar atención a dos aspectos:
- El tamaño de la ventana
Existen tapajuntas para todos los tamaños de ventana de tejado. Una vez adquirida la ventana, deberá elegir el tamaño del tapajuntas.
- El tipo de material de la cubierta
Teja: utilice el tapajuntas ondulado. Existen varios modelos entre los que deberá de escoger para tejas onduladas, tejas planas, tejas gruesas de hasta 90 mm…
Pizarra o tela asfáltica: son las cubiertas realizadas con material plano, como la pizarra. El tapajuntas plano es el indicado para ser instalado en este tipo de material.

Partes de un tapajuntas estándar

Los tapajuntas vienen en kit y están formados por diferentes elementos cuya función es procurar una buena canalización del agua con tal de evitar su filtrado al interior.
Así mismo, evitan que el polvo y los residuos como hojas, se incrusten alrededor de la venta.
Un tapajuntas estándar está formado por los siguientes elementos:
1. Un babero elástico de 220 mm de largo.
2. Elementos laterales.
3. Parte superior del tapajuntas.
4. Chapas para sujeción del tapajuntas.
5. Canalón.
6. Esponja hidrófuga.

Vía: Leroy Merlin