domingo, 12 de marzo de 2017

¿Qué dice su estilo decorativo sobre su personalidad?

Aunque pueda parecer un detalle sin importancia, la manera en la que decoramos nuestros interiores -ya sea nuestra casa u oficina- dice mucho acerca de nuestra personalidad. Cada detalle, desde el tipo de suelo que elegimos, pasando por el color de las paredes hasta el tapizado que escogemos para nuestro sofá está diciendo algo sobre nuestra manera de ser. Cada vez que decora, diseña u organiza algo, ya sea un rincón o una habitación de la casa, está definiendo su personalidad a través de la decoración y del estilo escogido.
Según un estudio realizado por el diario Huffington Post, es posible conocer la personalidad de una persona simplemente viendo cómo ha decorado su casa. A partir de ahora, sabrá mejor cómo es -si fué usted quien se encargó de la decoración de su hogar- y podrá conocer más a las personas al visitar sus casas y ver qué decisiones decorativas tomaron.
Áreas despejadas: personas organizadas y quizá impacientes
Por ejemplo, si tiene preferencia por las mesas y muebles despejados, tiene un tipo de personalidad clase A. Es decir, que no le gusta ver muchos muebles u objetos sobre sus encimeras, suele guardar la tostadora según la usa, no tiene muchos electrodomésticos a la vista cuando cocina y jamás deja los libros encima de una mesa, sino que los llevas a la biblioteca o estantería. Cuando alguien llegue a su casa y vea las áreas despejadas y compruebe que, en su casa, cada objeto tiene su sitio, sabrá que es una persona de mente organizada, trabajadora, poco perezosa, disciplinada, competitiva y efectiva. Algunos psicólogos hablan también de la impaciencia como rasgo de algunas de las personas que muestran una personalidad clase A. Este tipo de personas escogerán muebles organizadores
Los textiles suaves y finos son propios de personas poco conformistas
La gente que prefiere textiles suaves, finos e incluso tejidos de mayor calidad también está lanzando un mensaje acerca de su personalidad. Dirán que es una persona poco sumisa, que no se conforma, luchadora y que presta atención al detalle. La elegancia es parte de su personalidad y para la decoración de su hogar, como para otros ámbitos, no le vale cualquier cosa. A las personas con este rasgo suelen gustarle las maderas oscuras muestran preferencia por los muebles metálicos.
Los tonos claros gustan a las personas pacíficas
Según dijo la diseñadora de interiores Jane Lockhart a la revista Elle Décor, las personas que se decantan por tonos discretos y apagados son seres pacíficos, que huyen de los enfrentamientos, no le gusta arriesgar y valoran la calma por encima de todo. Son personas que no encuentran en los colores vivos una opción muy válida para decorar. Los expertos dicen que una vivienda decorada en exceso con tonos apagados puede resultar aburrida, pero que es la paleta de colores más apropiada para decorar las oficinas porque de esta manera nos aseguraremos que estamos dando una opinión profesional y seria a la mayor parte de las personas.
Algo tan simple como escoger el color para las paredes de su casa dice muchísimas cosas sobre su personalidad. Si le encantan los colores vivos y atrevidos como el naranja o el amarillo, diremos que es una persona optimista, a quien le gusta brillar y encuentra en el sol y el fuego toda la fuerza. Los colores brillantes en general identifican a personas a las que les gusta mirar hacia delante.
El morado gusta a los creativos
Las personas que tienen una firme preferencia hacia azules o verdes brillantes suelen ser tranquilas y amantes del relax, ya que son colores que se asocian con cielos abiertos o cuerpos acuáticos. Aquellos que son muy creativos y les gusta vivir la vida sin complicaciones suelen escoger tonos más vivos, como el color esmeralda o el morado.
Si le gusta lo vintage, probablemente también es sofisticado en otros ámbitos de su vida
¿Y a aquellos a quienes les encantan los elementos vintage? Esta corriente que denota un gusto por lo antiguo y que está tan de moda es propia de personas sofisticadas. Los acentos antiguos se asocian con la inteligencia y por una pasión acerca de la historia. Si decora un espacio laboral, tenga mucho cuidado de no recargar con ellos porque, si lo hace, pueden reflejar falta de seriedad, algo que no nos interesa de cara a nuestros superiores o clientes.