lunes, 6 de marzo de 2017

Ideas para decorar con piñas: una tendencia muy tropical

Pues sí, aunque parezca mentira, aún no habíamos sacado un post con ideas para decorar con piñas, una tendencia muy “in” ahora que se lleva tanto todo lo tropical. Así que vamos a remediarlo ahora mismo dedicando nuestro post a esta fruta tan refrescante.
Si le atrae este mundo de la decoración y el diseño de interiores, de un tiempo a esta parte habrá visto piñas hasta en la sopa. Y es que al igual que los loros o los flamencos, cuando algo se pone de moda de repente parece que se multiplica en todos los soportes imaginables: papeles pintados, cojines, objetos decorativos…
Con las piñas ha pasado algo parecido y hoy en día no hay tienda de decoración que se precie que no cuente entre sus complementos con algún ejemplar de esta especie frutal.
Lo cierto es que la piña tiene un “no sé qué” divertido que le da un toque informal allá donde va colocada como elemento decorativo. Quizás por ese penacho superior a modo de peinado a lo cepillo o quizás por esa forma abombada, pero si uno tuviera que imaginarse el estado de ánimo de una piña seguro que se la imaginaba con una sonrisa… Por eso es ideal para ambientes jóvenes, urbanos, divertidos e informales, pero también como contrapunto puntual a una estancia demasiado seria, para mitigar su formalidad.
En fin, si le atrae esta pizpireta fruta y no sabe cómo incorporarla a su decoración, aquí van unas cuantas ideas para decorar con piñas en distintos formatos. Eso sí, ¡no se las comas!

Cuadros y láminas

Si lo que busca es decorar una pared, enmarque una piña y cuélguela sola o en compañía de otras láminas a modo de cuadrícula. ¡Le sorprenderá el resultado!

En este formato, las piñas quedan especialmente bien dibujadas, fotografiadas en blanco y negro o diseñadas en un tono monocromo (pruebe el metalizado o la purpurina si quiere añadir un toque de sofisticación).

Lámparas
Si la iluminación es lo suyo, las piñas quedan perfectas como base para lámparas de sobremesa, especialmente aquellas que llevan pantalla. Eso sí, en estos casos la piña aporta al ambiente un cierto aire clásico o shabby chic, más femenino que masculino…

No obstante, también las puede encontrar en lámparas colgantes originales o en luminarias divertidas o coloristas para todos los públicos.

Papel pintado y vinilos

Cómo no. Si hay un soporte donde la repetición es un plus, ése es el papel pintado, y para estos casos la piña le va que ni idem.

También es posible encontrarla suelta, como vinilo de pared

Eso sí, aunque los hay para todos los gustos, personalmente preferimos aquellos papeles en los que la piña va dibujada en un único color y con la trama grande, sin demasiado espacio entre repeticiones. 

De esta forma “acompaña” al ambiente y se evita que se lleve todo el foco visual, robándole protagonismo a los muebles.

La piña como complemento decorativo

Decorar con piñas a modo de simple objeto decorativo es probablemente lo más empleado hoy en día. Viene que ni pintada para colocarlo en cualquier aparador, mesa de centro o consola de entrada.

En este sentido, se ven mucho en cerámica blanca o en tonos metalizados (fundamentalmente dorado, cobre y champán)
Los caza tendencias en decoración de cortinas no han pasado por alto esta opción: piñas vistiendo las ventanas, ya sea en formato grande o pequeño, solas o acompañadas por múltiples hermanas.

Eso sí, al igual que en el papel pintado, según se diseñe la trama y el color, las cortinas pueden vestir espacios de corte más clásico o más juvenil.

Por supuesto, las cortinas de ducha no escapan a su influjo, dando a la decoración de baños un toque de lo más provocador…

Ropa de cama

En este caso hay que tener cuidado con el estilo que quiere imprimir al dormitorio, pues a menos que la trama para la colcha o funda nórdica esté muy bien diseñada, lo más probable es que acabe por darle un aire demasiado infantil. Si en cambio lo hace en tonalidades suaves o monocromo, se integrará mejor en la decoración.

Eso sí, si lo que busca es alegría, llene de color las colchas y las almohadas y a por ellas :)

Cojines

Aquí sí podemos permitirnos un punto de diversión, y para eso las piñas le van como anillo al dedo a todo tipo de cojines, aptos para infinidad de estilos.

Maceteros

La base de las piñas es perfecta para contener pequeñas plantitas con las que decorar múltiples espacios. Eso sí, para un efecto especial, elija las de tipo cactus o pequeñas sansevierias que emulen el penacho de una piña real…

Felpudos

Y para llevar la contraria, nos despedimos con el objeto por antonomasia para dar la bienvenida: el felpudo

Vía: Decofilia