martes, 7 de marzo de 2017

Dezain Architects diseña el renovado Liquid Club de Olot, un ejemplo de reinventar, reciclar y reutilizar

Reformar un bar histórico de la ciudad de Olot, para unos jóvenes emprendedores, con un presupuesto ajustado, planteó un reto para Dezain Architects. El programa de funciones determinaba que los clientes querían un diseño industrial rememorando los diseños de los años 80. 

La intervención se llevó a cabo en una planta baja lineal, con un espacio interior de 140m2 y una terraza contigua de 118m2.
Para cumplir con el presupuesto marcado por la propiedad, el estudio tomó la decisión de utilizar materiales económicos del propio país y REINVENTAR su uso. Uno de estos materiales utilizado de manera diferente a lo habitual, fue la cuerda ecológica de Sisal fabricada en la misma comarca y usada dentro del proyecto para crear una barrera óptica como falso techo ocultando la bovedilla pintada de color negro. En otros elementos decorativos también se reinventó el uso, como la utilización de bidones de cerveza vacíos como macetas para las numerosas plantas naturales usadas.
También, era importante RECICLAR algunos materiales preexistentes del antiguo bar y REUTILIZAR su función con un nuevo uso. En este sentido, hay que explicar que en el antiguo bar, muchos de los elementos decorativos que había, estaban fabricados con palés de pino. Esta circunstancia fue aprovechada para desmontar todos los palés y quemar de manera superficial los tablones de madera utilizando una técnica japonesa llamada "Shou Sugi Ban", para mejorar la durabilidad y dotarla de una belleza natural excepcional. Estas maderas carbonizadas y tratadas con aceite vegetal ecológico, se colocó de forma ordenada como revestimiento de varias paredes del interior y en la entrada del local. Siguiendo la cromática que daba la madera quemada, se usaron planchas de hierro al carbono posteriormente barnizadas para utilizarlas para diferentes elementos como la barra del bar, el botellero principal o la piel de las jardineras de las paredes. Para dar un aspecto de naturalidad y contrastar con el color carbonizado de las paredes y del hierro, se utilizó numerosa vegetación autóctona natural para conseguir un contacto directo con la naturaleza. La iluminación interior, se resolvió con la utilización de tecnología LED, combinando varias tonalidades de temperaturas y varios colores. Cabe destacar, el uso de dos grandes zonas de proyección Mapping, dando gran versatilidad y dinamismo al espacio.
El espacio interior, conecta con el espacio exterior, mediante dos grandes portalones de hierro cuadriculadas con policarbonato acabado Hielo y con el encaje de un ventilador de grandes dimensiones, simulando puertas industriales de los años 80. Estas dos grandes aberturas, permiten la posibilidad de que el espacio interior se fusione con el exterior, creando un espacio diáfano cuando la meteorología lo permita.
La zona de la terraza, se ha planteado como un espacio tranquilo y amable para conversar y relacionarse de manera apacible. Para conseguir este efecto, se han utilizado árboles y una telaraña de cañas naturales iluminadas por la parte superior, para dar un juego de sombras dando gran calidez al espacio exterior.
Con la filosofía de Reciclar, Reutilizar y Reinventar y dotando al local de espacios verdes naturales, tanto en el interior como en el exterior, se logró el objetivo de un espacio donde se respira la esencia de la ciudad de Olot, una ciudad industrial, meramente natural y auténtica.

Para más información visiten: Dezain Architects 
Vía: Infurma