jueves, 30 de marzo de 2017

Apartamento sencillo y sofisticado en Hong Kong.

Diseñada por Lim + Lu, el joven estudio multidisciplinar fundado en Nueva York y actualmente con sede en Hong Kong, la Happy Valley Residence es el resultado de una muy cuidada reforma. Un apartamento sencillo, versátil y colorido, de más de 100 metros cuadrados, en el que Elaine Lu y Vincent Lim han logrado reflejar a la perfección la flexibilidad y velocidad que caracteriza la vida moderna de una gran urbe como Hong Kong.
La forma en que el hombre moderno vive su casa ha sido el punto de partida de la intervención, que mediante la simple eliminación y reestructuración de los tabiques existentes ha logrado un interior amplio y estratégicamente diseñado, que nada tiene que ver con el apartamento original, oscuro y muy compartimentado. “Se trataba de liberar el espacio, manteniendo al mismo tiempo la opción de privacidad” señalan los arquitectos, que reemplazaron las paredes por puertas corredizas de vidrio y acero que dejan circular la luz natural a través de las distintas estancias.
Concebido también como showroom, el apartamento se distribuye en una planta en forma de L, con pocas estancias de dimensiones muy generosas. Nada más entrar, se accede a un gran espacio diáfano que alberga el salón, el comedor y la cocina; al que abren el estudio –que puede unirse al él, o independizarse para usarse como dormitorio de invitados– y un pequeño aseo de cortesía. Una puerta corredera, también de vidrio y acero, separa la zona más privada, ocupada por un gran dormitorio con vestidor y baño.
De estética limpia, fresca y sofisticada, y con la continuidad y fluidez espacial propia de un loft, se ha tratado de evitar la estética industrial que caracteriza este tipo de espacios. Para diferenciar las áreas de descanso y relajación, las paredes del salón-comedor y del dormitorio se han pintado en blanco con detalles en negro. Además, el suelo de roble utilizado diluye los límites entre los espacios públicos y privados.
La cocina, el estudio, el vestidor y el baño se llenan de tonos pastel y detalles lujosos, combinados con patrones cerámicos que delimitan las distintas estancias. Una muy sutil distinción de color, textura y material, que mantiene la fluidez sin por ello mezclar espacios.
Lim + Lu ha convertido el apartamento en el perfecto escenario para exponer algunas de sus piezas de mobiliario, como la Frame Table, la Mass Daybed o el Lunar Mirror, entre otros. Convertidas en protagonistas indiscutibles del espacio, todas ellas están disponibles bajo petición en limandlu.com.

Para más información visiten: Lim + Lu
Vía: diarioDESIGN