miércoles, 4 de enero de 2017

Efectos de iluminación: Proyección

En la sección de iluminación de este blog de decoración ya hemos visto anteriormente dos de los efectos más comunes a la hora de iluminar: el bañado y la orientación. Hoy en cambio queremos enseñarles un efecto mucho menos común pero muy atractivo a la hora de decorar espacios. Es un tipo de iluminación que no deja indiferente a nadie y que consigue atrapar la mirada de todo aquel que tiene por delante. Estamos hablando de la iluminación por proyección.
La particularidad de este tipo de iluminación es que nos permite reproducir dibujos, imágenes o símbolos gracias a unos lentes y filtros pensados para recrear estas proyecciones. Por ejemplo, podemos iluminar una pared de una oficina con el logotipo de la empresa (perfecto para la recepción, justo detrás del mostrador), proyectar el menú de un restaurante a la vista de todos los clientes (principalmente un bar que abra sus puertas en horario nocturno), simular un cielo estrellado, vestir una pared a base de plantas o inmensas flores, incluso puede ser un reclamo perfecto para iluminar la fachada entera de un edificio con luces de colores y diferentes motivos o bien proyectar una fotografía para publicitar algún producto.
Realmente el efecto proyección no es más que el que provoca que podamos ver una presentación de ordenador en una pared o una pantalla a través de un proyector, o una película en un cine (como vemos, aunque el cine esté oscuro la pantalla proyectada iluminará todo el espacio). Por el tipo de iluminación tan característica, resulta por tanto muy interesante para exposiciones, restaurantes, eventos, oficinas, hoteles y escaparates. Para decorar viviendas es menos habitual, por la estructura que requiere (proyector, conexión a ordenador, pantalla o pared limpia, etc.) y porque suele ser una iluminación temporal, pero cuando es usa este tipo de iluminación es capaz de decorar por sí sola, por lo que resulta un efecto muy práctico para este otro tipo de espacios.
El único dato a tener en cuenta, es que cuando se usa el efecto proyección, los espacios deben tener un ambiente tenue, muy poco iluminado con otras fuentes para que la proyección en cuestión destaque y sea llamativa. Por eso suele estar más pensado para eventos nocturnos, salas con poca luz, restaurantes y bares de copas.

Vía: Decofilia