viernes, 13 de enero de 2017

Decoración geométrica

Hay para quien la geometría es algo imprescindible en la decoración. Que todo esté perfectamente alineado siguiendo ritmos perfectos y líneas completamente definidas a través de la ubicación de cada elemento que hay en una casa. Pero hoy vamos a dar un paso más allá conociendo el estilo geométrico, una forma de vestir el hogar que tiene muchas posibilidades y es muy visual y atractivo. Rombos, triángulos y toda clase de formas para crear ambientes con una marcada personalidad. Puede utilizar estas figuras en muebles, accesorios, textiles como edredones, mantas, fundas de cojines…, en fin, en todo lo que se le ocurra, y es que conseguirá diseñar espacios totalmente únicos y que, sin duda, llamarán la atención de todo aquel que los visite.
Proporciones
Incorporar los elementos geométricos a la decoración no debe hacerse de manera aleatoria. Se debe pensar bien cómo confeccionar los espacios para que no resulten recargados, estridentes o puedan marear, principalmente cuando hacemos uso de este estilo decorativo, por ejemplo, en paredes o suelos a través de azulejos que tengan dibujos geométricos muy definidos. Así pues, será imprescindible tener en cuenta las proporciones y hacer bonitos contrastes entre las zonas geométricas y otras más lisas y neutras. Que siempre haya un equilibrio en la habitación.
La tradición de la decoración geométrica
Tradicionalmente, la decoración geométrica es muy utilizada en la cultura musulmana y en estilos étnicos, aunque ahora se ha puesto de moda con estilos más modernos que resaltan las formas y también los colores por encima de todo.

Paredes geométricas

Tienen su riesgo pero un trabajo bien hecho da un resultado espectacular. Lo más sencillo puede ser colocar un papel pintado con dibujos de formas y líneas rectas, cuadrados, rombos o poliedros, con preciosas combinaciones de colores que queden bien entre sí y no dé la sensación de saturación cuando entremos en la estancia. Puede elegir una misma gama de colores o jugar con un arco iris muy divertido a través de un degradado de intesidad de arriba a abajo.

Salones geométricos

Buscando siempre el balance y las proporciones adecuadas para crear una decoración geométrica, en el salón puede incluir detalles con líneas rectas en cuadros, jarrones o mesas, o bien apostar por una gran alfombra con estampados geométricos a juego con un gran cuadro en una de las paredes, o con los demás textiles como los cojines. Con esos detalles ya estará dando mucha sensación de geometría. Recuerde que visualmente no se deben solapar, es decir, si opta por una gran alfombra y un gran cuadro, todo lo demás deberá ser muy discreto, si sus detalles geométricos son pequeñitos, deberá colocar muchos y bien alienados para que consiga ese efecto deseado.

Los colores

Para realizar estos contrastes también puede jugar con los colores, bien utilizando tonos muy vivos en el elemento geométrico para que sea el protagonista absoluto del lugar o bien utilizando solo un tono para crear espacios más minimalistas. Por ejemplo, usando blanco y negro para todos los elementos geométricos que haya en la habitación para que visualmente quede unificado.

Los complementos

Otra forma de jugar con la geometría es a través de los complementos. Fundas de cojines, una vajilla con dibujos de rombos, marcos de fotos, estanterías, jarrones, lámparas, cuadros y maceteros en formas poliédricas, por ejemplo, serán una estupenda opción si quiere darle a la habitación ese toque único que dan las líneas rectas.

Geometría también en el mobiliario

Pero no sólo podemos hacer uso de la geometría en los detalles, si no también en los propios muebles, con mesas, sillas, sofás, mesillas, cómodas o armarios que apuesten por líneas rectas creando verdaderas esculturas.

Vía: Decorablog