domingo, 4 de diciembre de 2016

Cómo combinar los colores en decoración

Una acertada decoración de interiores se basa en una equilibrada combinación de colores. Para hacer una elección segura debemos recurrir a determinadas combinaciones que funcionan bien y seguir una serie de reglas que nos harán acertar.

Para escoger los colores puede utilizar la regla de 60/30/10, con ella podrá saber en que proporción tiene que usar los colores y tonos al decorar. Escoja tres o cuatro colores de manera que el color principal ocupe el 60 % del espacio, el color secundario el 30% y el color de acento el 10 % del total. Uno de estos colores debe ser neutro, actuando como descanso visual para no saturar de color el espacio.
LAS PROPORCIONES EN LOS COLORES
Con estos porcentajes lograremos una decoración llena de armonía donde el color principal atrapará nuestra vista, el secundario o subordinado le dará interés y el de acento le aportará contraste a la ambientación, creando balance dentro del conjunto cromático. Si tiene un ambiente en casa en el que los tonos neutros son los predominantes puede usar más de un color de acento.
El color dominante o principal al ocupar el 60% del espacio suele ser utilizado en las paredes. Aunque también puede trabajarlo en suelos y textiles dejando el secundario para las paredes. Si elegimos un color neutro como tono principal daremos carácter a la decoración usando colores más intensos en las otras dos categorías.
El color secundario podemos añadirlo en el color de los muebles. Si en la habitación hay poco mobiliario llegaremos a ese 30% llevándolo a los distintos textiles que pongamos en ella.
En cuanto al color de acento lo aportamos en accesorios como cojines, cuadros y elementos decorativos. No todos los accesorios deben tener el mismo color, también el color dominante o el secundario pueden participar en la elección. El color de acento es el que podemos cambiar fácilmente para adaptarnos a las tendencias decorativas.
COMBINACIONES DE COLOR
Es muy acertado apoyarnos en el círculo cromático o rueda de color, donde descubrir todas las pistas de como los colores se comportan entre sí. Hasta encontrar la paleta de color más apropiada a nuestro gusto y estilo.
Para crear armonía y homogeneidad entre los colores de las paredes, el mobiliario y los complementos hay que observar como los colores funcionan juntos. El blanco como gran neutro que es combina a la perfección en cualquier decoración, desde un estilo tradicional de blancos, beiges y celestes a uno náutico de blanco, azul marino y amarillo.
El gris puede presentarse tanto en tonalidades calientes como frías y ser combinado con colores como el rosa, el azul, el amarillo o el verde. De un toque de modernidad al combinar gris, verde esmeralda y amarillo. En cuanto al negro debemos emplearlo con moderación en las paredes o tomarlo como color de acento. Mézclelo con el blanco, el negro y el rojo.
La viveza del amarillo combina a la perfección con colores intensos y fuertes como el rojo, el azul, el negro y el verde. O con tonos fríos como el gris, blanco y azul claro. El color azul es un acierto al combinarse con muebles de madera natural o lacados en blanco.
El color verde combina con el rojo, tonos de azul, el rosa y los diferentes tonos de marrón. De un toque divertido con verde manzana, anaranjado y blanco o encuentre algo más relajado al mezclar beige, verde y chocolate.
El rosa ofrece un buen resultado en decoración, en sus distintas tonalidades desde las más suaves a las más vitalistas como el magenta. Si busca una combinación más femenina elija el rosa pastel, el blanco y el violeta.
El rojo es conveniente utilizarlo de manera limitada en la pared y combinado con tonos blancos, dorados, azules, verdes o negros.
Algo que nos cuestionamos haciéndonos dudar a la hora de decorar interiores es cómo elegir los colores para que combinen con los muebles que ya tenemos. Siguiendo ciertas recomendaciones tendremos más posibilidades de acertar.
Si lo que queremos es que los muebles destaquen sobre el color de pared creando mayor contraste. Utilizaremos colores oscuros y fríos para los blancos y los tonos de maderas más claras, mientras que para el mobiliario en tonalidades oscuras y tonos medios usaremos colores claros para las paredes.
COMBINACIÓN MONOCROMÁTICA
Con este tipo de combinación no corremos demasiados riesgos, al elegir un color único como base y añadir matices en distintas intensidades del mismo color. Conseguiremos contraste al combinar distintos tonos de un mismo color. Si el espacio es de escasas dimensiones es positivo combinarlos con blancos o tonos neutros.
COMBINACIÓN POR SIMILITUD
Damos color creando una decoración atractiva y llena de matices. Se trabaja con tres colores que sean adyacentes en la rueda cromática, es decir, que estén uno al lado del otro.
COMBINACIÓN CON COMPLEMENTARIOS
Consigue espacios llamativos y llenos de vitalidad, se trabaja con los colores que en la rueda cromática están situados unos frente al otro. Es decir, son opuestos pero combinan a la perfección al decorar. Complementa paredes y mobiliario en tonos claros con la mezcla de pequeños muebles como sillones o textiles en colores vivos.
Todos tenemos nuestros colores favoritos, que de manera inconsciente tendemos a preferir sobre otros. Lo ideal es que no solo le favorezca al ambiente los colores elegidos, sino que nos sintamos cómodos con esa paleta de color. El tema del color es muy interesante y da para muchos artículos.