martes, 15 de noviembre de 2016

Decoración de bodas de otoño

Queda poco para el comienzo del invierno pero la climatología nos está dando una tregua con temperaturas casi más propias de principios de septiembre, así que si se casa próximamente está de enhorabuena porque hoy dedicamos este post a la decoración de bodas de otoño, una época muy especial en la que la luz y los colores rojos y anaranjados brillan con especial gracia.
En otoño, y especialmente con la climatología de este año, aún se puede permitir celebrar su boda al aire libre, ya sea en medio del campo o, si vive en zona de costa, a pie de playa. Además, las bodas de otoño se prestan como pocas a una puesta en escena con el estilo vintage como protagonista, ya que la caída de las hojas, el abanico de colores del paisaje y esa maravillosa luz otoñal llenan de magia y nostalgia cualquier ambiente.

A la hora de completar la decoración de su boda tendrá que echar mano de sus complementos. Si quiere estar a la última, puede echar mano de las tendencias de otoño en la decoración y aplicarlas a su boda, o si lo prefiere, siempre puede optar por elementos decorativos intemporales de esos que nunca pasan de moda.

Además, del vintage, si definitivamente desea casarse en estas fechas, puede apuntarse al estilo industrial o al rustic chic, que le van como anillo al dedo al otoño. Elija una boda de día que se alargue hasta el atardecer y tiña con sus colores esta celebración, siga las claves que le explicamos y tendrá el éxito asegurado.

Ceremonia Exterior
Si se decanta por llevar a cabo la ceremonia en exteriores, elija el árbol más majestuoso que encuentre en medio de una explanada y ubique en él el altar, o bien, si no lo encuentra, constrúyase el suyo propio mediante un gran arco floral en una zona con vistas especiales. Distribuya las sillas de los invitados a ambos lados dejando un pasillo central y adórnelo con elementos naturales como pétalos de flores, piñas y hojas.

Coloque unos pequeños arreglos florales en la esquina exterior de cada asiento para aportar el toque festivo y dar protagonismo al espacio central. Unos metros antes puede ubicar un pequeño cartel como zona de recepción de los invitados a la ceremonia, adornándola con farolillos, calabazas y flores.

Banquete Exterior

Si el tiempo acompaña, no hay nada más bonito que poder disfrutar de un banquete a cielo abierto, bajo una parra decorada con guirnaldas luminosas o tiras de luces o bien bajo una gran carpa. Elija una mantelería neutra para darle protagonismo al paisaje y decántese por una vajilla sencilla que vaya acorde al entorno natural.
Si se trata de una boda íntima puede optar por un estilo más casual y rebajar el protocolo de mesa dándole un aire más rústico, hogareño y algo bohemio, dejando la mesa de madera al natural y decorándola de un modo más informal con un bonito camino de mesa central y pequeños arreglos florales combinados con una colorida cristalería.
En estos casos, puede completar la decoración de su boda con zonas de recreo para sus invitados como una zona de cóctel y un par de butacas o una área de photocall donde hacerse divertidas fotos.

Ceremonia Interior
Si el clima no lo permite y desea celebrar la ceremonia en un interior, enmarcar el camino al altar es una tarea muy sencilla. Prepare la entrada a la ceremonia con una corona de hojas y flores en la fachada o en la puerta de entrada, bordee el camino con velas, conseguirá un clima verdaderamente mágico.

Banquete Interior

Si su boda la celebra en un interior, elija un espacio neutro y dele el toque festivo de exterior a interior vistiendo las paredes con tiras de luces, grandes lámparas de papel y guirnaldas. No hace falta que el lugar elegido tenga un diseño espectacular,

A la entrada ubique la numeración de mesas y los listados de invitados de un modo original con elementos otoñales. No olvide montar una mesa dulce para los más golosos junto a la zona de bar.

Pequeños detalles

Los detalles son esenciales en la decoración de bodas de otoño: una cuidada coordinación de la mantelería, la vajilla y pequeños elementos decorativos como un ramito de lavanda sobre el plato o unas bengalas para la fiesta y unos obsequios handmade de recuerdo se convertirán en el broche final a un día perfecto.

Vía: Decofilia