lunes, 28 de marzo de 2016

La rehabilitación de un piso en Girona convierte la sencillez en lujo.


Un anuncio de publicidad trataba de convercernos hace unos años de que el auténtico lujo era el espacio. Pero a simple vista, en esta rehabilitación de un piso en Girona, y firmada con maestría por el estudio de interiorismo de Lara Pujol, la sencillez se convierte en máxima de su personalidad. Es una vivienda funcional y cálida dónde nada falta, y sobre todo, nada sobra.

La vivienda en su estado original se presentaba como un espacio viejo y deteriorado, excesivamente fragmentado en su distribución, con muchas estancias divididas y sin entrada ni de luz ni ventilación natural.
La composición del espacio no permitía mucho juego, ya que se trata de una planta muy estrecha pero con mucha longitud. Es decir, de composición muy ‘tubo’ con únicamente dos fachadas (lado estrecho) en cada extremo por donde tenía acceso la luz natural y la ventilación.
Con todas esas premisas existentes, el proyecto de interiorismo firmado por Lara Pujol organizó la reforma en base a abrir los espacios generando más sensación de amplitud.
Así, se ubicaron en los dos extremos de la vivienda, las dos zonas más nobles: por un lado, la sala de estar y, por el otro, la suite principal.
En el área de la sala, se optó por unificar las tres estancias existentes en la distribución original en un solo espacio abierto, conectando las funciones de cocina, comedor y estar. Un espacio generoso, abierto a la fachada principal.
En el centro de la vivienda, por donde se accede a través de la escalera comunitaria del edificio, un pasillo longitudinal genera la distribución entre las otras estancias interiores.
Cada extremo de este pasillo se ensancha generando un espacio generoso. En el caso de la entrada y con la colaboración de la puerta panelada de espejo que da acceso al baño, se percibe el rincón de recibidor.
En el otro extremo, se genera un distribuidor entre las tres habitaciones. En la central, se optó por aprovechar una carpintería antigua, existente en la finca, para de nuevo generar sensación de amplitud, permitiendo mantener esa estancia conectada, o no, al distribuidor en función del uso.
En la suite, que goza de mucha entrada de luz natural, se optó por el diseño de un baño ligado visualmente a la habitación, con un cerramiento simétrico de cristal. De esta manera se otorgaba un punto de singularidad a un baño de dimensiones reducidas.
A nivel de acabados, se decidió para el pavimento un parquet laminado de tono roble natural y los paramentos en un blanco roto para mayor aportación de luz y evitando los zócalo para mantener los volúmenes más limpios.
En la mayoría de techos de la vivienda se respetó el existente de vigas de madera, tratándolas con una pintura un tono tostado más oscuro que el paramento. Los baños están acabados en microcemento, ya que interesaba proponer unos materiales de acabado renovados: lisos, ligeros, claros y limpios.
A nivel mobiliario de cocina, toda la barra extendida en mesa de comedor y estanterías se diseñó a medida para el lugar, así como puertas de acceso a las diferentes estancias.

Por otro lado, para el equipamiento de la vivienda, es decir las piezas que “visten” este piso recién reformado, se colaboró muy estrechamente con la tienda gerundense de decoración Tocat pel Vent. Ellos distribuyen objetos realizados por artesanos de la zona del Empordà: son piezas realmente singulares, muchas de ellas (especialmente las lámparas) realizadas a base de materiales y objetos reciclados con mucha alma.

Para más información visiten: Lara PujolTocat pel vent
Vía: diarioDESIGN