martes, 8 de marzo de 2016

El color arena en decoración


Si no es muy partidario de los colores muy vivos en decoración como tono base, pero está buscando un color más original que los blancos y negros para las paredes, textiles o complementos de su hogar, le proponemos considerar la decoración en color arena.

Este color (o colores, ya que lo encontrará en muy diferentes tonalidades) va a conseguir aportar frescura, suavidad y naturalidad a sus interiores, y, al mismo tiempo, tiene la ventaja de que es muy sencillo de combinar.

El color arena (y, en general todos los colores tierra) nos da la sobriedad y la elegancia de otros similares como los beige y nos garantiza esa armonía que siempre tendemos a buscar en interiores, al tipo que no compromete la neutralidad. Es un color que no pasa de moda, tan ideal para ambientes modernos como para decoraciones de tipo rural o colonial. Según los decoradores, el color arena “queda bien en cualquier parte”.

El arena y sus variedades, que son tonos suaves, pueden combinarse tanto con blancos o negros como con diferentes gamas de tonos tierra y marrones (como beige, ocre o marrón oscuro), dependiendo el ambiente que busquemos crear, y además, es un estupendo color base cuya neutralidad jugará perfectamente con el efecto que hace conjuntado con colores más vivos. Si lo que busca es una nota de viveza, mézclelo en sus espacios con vivos rojos, brillantes verdes y casi cualquier tono de azul, sin olvidar los amarillos. El resultado será un interior de aspecto suave, equilibrado y que rezumará elegancia.

Otras posibilidades para combinar el tono arena son: con el color durazno, que aportará brillo sin renunciar a la armonía, con tonos como el café, el camel y el canela, con el chocolate, con grises claros, con un tono teja, que dará lugar interesantes combinaciones, o incluso con dorados o amarillos, como el maíz.

Este color, catalogado como parte de los llamados “colores tierra” con una tonalidad algo más clara que el beige, es un color particularmente apropiado para combinar con blancos brillantes porque estos dos colores se complementan de tal forma que uno saca lo mejor del otro y nos dan como resultado un ambiente suave, acogedor y elegante tan apropiado para salones como habitaciones, sin olvidar el gran efecto que consigue en espacios exteriores y en alojamientos como casas de playa o viviendas campestres. El blanco aporta frescura al tono arena mientras que los tonos tierra, en general, consiguen romper con la sobriedad del blanco.

Si está pensando en modificar alguna de las habitaciones y pintar sus paredes, tener en cuenta este color puede ser la clave. Una de las razones por las que es tan admirado por interioristas y decoradores es porque consigue vestir a las estancias de calidez y las torna en un conjunto de lo más acogedor.

El color arena es perfecto para paredes y le dejará un gran abanico de opciones a la hora de escoger mobiliario y accesorios, pero también es muy adecuado para el tapizado de un sofá o butaca, para el color de los marcos y los cuadros, para cortinas y edredones. Los muebles de madera clara u oscura -dependiendo el efecto que busque, si más diluido o prefiere jugar con el contraste- combinarán perfectamente con este suave tono neutro.

Los colores arena quedarán perfectos con linos naturales, con estampados vainilla y crema, también con accesorios y detalles de otros colores tierra de más o menos intensidad. Combinarán muy bien con muebles en madera y con metales como el bronce, cuyo color lo complementará.

En cambio, uno de los colores más difíciles de combinar con el arena es el rosado, sobre todo si es un intenso. Los colores vistosos están permitidos, pero huya de los vivos y los fosforescentes porque darán un aspecto un poco extraño y confuso a las salas. En maderas, aunque hemos dicho que son muy apropiadas, evitaremos aquellas que tiren hacia el tono rojo o rosa, como las de cerezo, pues ya hemos apuntado que los rosados y el arena non son fáciles de combinar con acierto.
Igualmente, metales como el aluminio, el hierro y el acero, pese a ser grises o blancos, conviene evitarlos. Tampoco el negro hace un efecto óptimo a este color, podemos poner detalles en negro pero abusar del mismo rompería la magia de su efecto.

El arena es perfecto para los dormitorios

Es un color adecuado tanto para paredes, accesorios como textiles en dormitorios, porque da un aspecto suave y acogedor, les aporta una calidez muy de agradecer y, al ser un color claro, contribuye a agrandar los espacios. Como hemos dicho, es un color que representa la armonía y el equilibrio, lo que lo hace óptimo para las habitaciones dedicadas al descanso, aunque también a aquellas de estudios, relajación y lectura, como a despachos o salitas de estar.

Cocinas rústicas y modernas

Si lo que tiene es una cocina de estilo rústico o clásico, sin duda este color será uno de sus grandes aliados, pero también tiene cabida en las composiciones más modernas. De nuevo la combinación arena-blanco nos va a garantizar elegancia y calidez. Intente recrear en su cocina o comedor una parte de blanco por cada dos de tono arena (estando permitidos diferentes tonalidades para más versatilidad en tapizados, muebles y detalles)..En realidad, el color arena queda bien en cualquier lugar de la casa, tanto en exteriores como interiores.