miércoles, 13 de enero de 2016

El piso barcelonés que mima sus vistas, por Ylab arquitectos.

El barrio más nuevo de Barcelona, Diagonal Mar, luce reformas como ésta, una apartamento en el que se ha buscado la redistribución del espacio existente, dando prioridad a los espacios comunes y orientándolos hacia la terraza, con vistas sobre Barcelona y el mar. Así, la terraza y el ventanal longitudinal que comunica la vivienda con su entorno se convierten en un elemento central de un proyecto impecable y bien pensado que firma Ylab arquitectos, estudio liderado por Yolanda Yuste y Tobias Laarmann.

El espacio común, formado por la cocina, el comedor y la sala, se alinea con el estudio a lo largo del ventanal, para obtener el máximo aprovechamiento del sol y las vistas. Al mismo tiempo, los espacios privados se desplazan al interior reduciendo la longitud de los pasillos, que quedan asimilados dentro de dos ejes visuales perpendiculares que recorren la vivienda transversal y longitudinalmente de punta a punta.
Los materiales y acabados elegidos permiten crear un contraste entre la madera de roble, presente en el pavimento de parquet y algunos panelados murales, la base blanco marfil del mobiliario a medida o las paredes y el negro grafito de elementos como el ventanal o los estantes de la cocina.
En la sala y el estudio el ventanal longitudinal se reviste con un gran marco perimetral color grafito que conecta con el acabado del mismo color de la terraza y acentúa el encuadre de la vista exterior. El marco oculta la iluminación perimetral, compuesta por una tira led y lámparas Deltalight, y las persianas enrollables en tejido screen color grafito de Acor, que protegen del sol de la tarde.
La sala está amueblada por un sofá claro de la marca Casadesus, lámpara de Santa&Cole y dos mesas de centro de Vitra sobre alfombra de Matèria. La zona de comedor completa el espacio con mesa EM y sillas de Vitra y las lámparas de suspensión Beat, de Tom Dixon.
La sala está separada de la cocina por un mueble central blanco con un hueco abierto que oculta el equipo de sonido y los altavoces mediante puertas revestidas en tejido acústico color blanco. La escultura mural de hierro es del artista Frank Plant y las fotografías son de Pol Viladoms, ambas suministradas por la galería Víctor Lope.
El mobiliario a medida de la cocina nace del aplacado blanco del pasillo, que gira transformándose en las columnas y un espacio abierto de trabajo con encimera negra de Seaquarz. El fondo de madera de roble y estantes color grafito ayuda a que la cocina se funda con el salón en la zona en la que ambos comunican. La placa de inducción negra de Miele y el fregadero en acero y vidrio negro de Franke están totalmente enrasados con la encimera. La discreta campana de extracción de Novy queda oculta en el mueble superior.
El estudio comunica con la sala a través de una puerta corredera, respetando la rotundidad del ventanal exterior. El mobiliario a medida con mesa de trabajo y estantes está realizado en laca blanca, la butaca MDM, la lámpara Polo de Marset y diversos pufs de la tienda Matèria forman una zona de lectura. En la pared cuelgan dos fotografías de Ciro Frank Schiappa.
La terraza exterior está acabada en color grafito 
como una continuación del marco perimetral de la sala. El pavimento, las jardineras laterales y una bancada modular baja están revestidos en porcelánico abujardado de Inalco, formando una unidad que no distrae de la espectacular vista que recorre las cubiertas de la ciudad de punta a punta hasta la montaña del Montjuïc. Los cojines tapizados con tejido Dickson sobre la bancada, la mesa de madera de teca y la lámpara baja Cala de Marset completan el mobiliario exterior.
El dormitorio principal está compuesto por una zona de vestidor más estrecha rodeada de armarios altos que precede al dormitorio, amueblado por una cama y unas mesillas negras de Besform, sobre las que apoyan las lámparas Scantling. El revestimiento de madera de roble de la pared que hace de cabezal, la ropa de cama de Kokoklim y la cortina de lino de Acor en color beige aportan calidez y confort.

El baño está enteramente revestido de baldosa porcelánica color gris, excepto el techo, realizado en madera de roble. Un armario a medida con puertas de espejo enrasadas con las paredes se sitúa sobre el plano del lavabo de la marca Ikebe. La serie de grifería y accesorios de Tres completan los detalles.

La vivienda está domotizada con el sistema Myhome de Bticino, que permite controlar el encendido, la intensidad de la iluminación o la posición de las cortinas mediante unas elegantes pantallas táctiles de la serie Axolute de la misma marca.

Vía: diarioDESIGN