lunes, 28 de diciembre de 2015

Swirl: concepto de grifo automático y ahorrador

Este trabajo está inspirado en la belleza natural del agua, en las formas de sus corrientes y remolinos. Swirl es un grifo automático muy especial, que impacta por los tipos de chorro de agua que puede llegar a producir, pero que además tiene el atractivo de ayudar a ahorrar agua en el cuarto de baño.

Con un modelo de estas características, cambia radicalmente la manera en la que nos podemos lavar las manos, no solo porque se utiliza con un simple toque en un botón superior, sino porque ofrece todo un espectáculo ante nuestros ojos, en diferentes patrones de remolinos. Su funcionamiento se asemeja bastante al de los sistemas de hidromasaje, utilizando unas pequeñas turbinas en su interior, una superior y otra inferior, que giran en sentido inverso. Existen tres ajustes diferentes para disfrutar: una salida del agua con forma de hélice, un remolino de ‘fideos espaguetis’, y el más espectacular de todos, que consiste en una columna de celosía.
Un chorro de estas características tiene varias ventajas para el ahorro:

Es más cómodo de usar, pues reduce la fuerza de impacto del agua por unidad de área, y por lo tanto salpica menos.

El agua sale 0,4 segundos más rápido que en un grifo convencional, y además gasta un 15% menos de agua, a la misma presión y durante un periodo de 60 segundos.

Con este grifo automático también se ahorra en energía, ya que la temperatura se ha fijado de antemano, evitando que el calentador se encienda en vano cuando solamente se necesita agua fría.

A nosotros nos parece una apuesta muy elegante y minimalista, super fácil de manejar (tocando un botón), por lo que es digna de ser producida en masa por cualquier fabricante.

Este concepto de grifo automático fue premiado en el iF 2014, y ha sido creado por Simin Qiu, un diseñador del Royal College of Art.

Para más información visiten: Simin Qiu 
Vía: isArquitectura