miércoles, 5 de noviembre de 2014

Muta, un restaurante en permanente transformación

Martí Guixé vuelve a sorprendernos con un concepto totalmente rompedor de restaurante. El empresario hostelero Javier Bonet, una institución en el madrileño barrio de Chamberí, abrió hace unas semanas este nuevo local que aúna restaurante, coctelería y barra de café donde la separación entre cocina y cliente desaparece.
Muta, acertado nombre para un establecimiento que puede cambiar su distribución en un par de minutos, tiene el aspecto de almacén: suelos de cemento pulido y una no-decoración llamativa. Se articula en torno a grandes cajas de madera del tipo de las usadas para el transporte de objetos artísticos, cajas de madera dotadas de ruedas que pueden desplazarse hacia cualquier parte del local.
La primera caja es dónde se hacen los pedidos; de ahí se pasa a la cocina, la caja más grandes, con plancha y freidora, donde se puede recoger la comida; la caja del bar sirve para hacerse con la bebida y, finalmente, una enorme cafetera sirve el café.
Se come de pié, utilizando como apoyo, como no, otras cajas de madera que, en este caso, se colocan contra las paredes.
Una vez terminada la jornada, las cajas pueden taparse y el local queda complemente recogido.
Como señala el propietario de Muta, “la idea es no tener un concepto fijo; Muta es el ‘no concepto’; el local irá cambiando, mutando, de concepto. Aquí no hay limitación en lo físico, en el espacio o en el tipo de comida. Hemos tratado de simbolizarlo con la arquitectura del local”.
Es un proyecto de inversión mínima y que permite cambiar siempre que sea necesario, ya que esa es la filosofía que lo inspira: probar nuevas cocinas, nuevas receta, nuevas propuestas y para subrayarlo, cambio en la disposición del local.

Para más información visiten: Martí Guixé Vía: Decoramus