domingo, 29 de julio de 2018

Mantenimiento del sistema de ventilación

El sistema de ventilación permite mantener una agradable temperatura en toda la estancia. Por esa razón, es necesario mantenerlo en buen estado y que funcione correctamente.
El buen mantenimiento del sistema de ventilación permite que conserve toda su funcionalidad y que pueda ayudar a hacer que la temperatura en el interior del hogar sea confortable para sus habitantes. Comparamos los diversos sistemas de ventilación que existen y cómo se puede garantizar su correcto funcionamiento.
Tipos de sistemas de ventilación
Dependiendo del sistema de ventilación instalado en el hogar, será necesario llevar a cabo un determinado tipo de mantenimiento:
Sistema de ventilación tradicional. Consiste en abrir las ventanas. Tiene como puntos negativos que pueden entrar partículas nocivas.
Sistema de ventilación forzada. Funciona introduciendo el aire del exterior en la vivienda a través de unos filtros que permiten evitar que se cuele polvo o ácaros. Destaca por ser aire limpio sin humedad. Los modelos más avanzados permiten precalentar el aire que entra en la casa.
Sistema de ventilación mecánico. Utiliza las tecnologías para la renovación del aire. Existe la posibilidad de optar por aparatos de admisión o de extracción.
Sistema de ventilación híbrida. Se adapta a las condiciones climáticas del exterior para permitir la ventilación natural u optar por la mecánica.
Partes del sistema de ventilación
Para que el sistema de ventilación funcione de manera correcta es necesario prestar atención a los componentes que lo integran:
Filtros. Están colocados tanto en la zona exterior como en el interior de la vivienda. Permiten limpiar el aire de impurezas.
Conductos. Son los lugares por donde pasa el aire. Dependiendo del tipo del sistema de ventilación, su complejidad es mayor o menor.
Ordenador. En los productos más innovadores, un potente sistema tecnológico permite regular la temperatura y el flujo de aire necesario para que siempre haya un buen ambiente
Ventilador exterior. Es el encargado de hacer entrar el aire en la casa.
Radiador. Permite calentar el aire en invierno y se encuentra, por ejemplo, en los sistemas de ventilación forzada.
Cómo realizar el mantenimiento del sistema de ventilación

La limpieza es la clave para mantener en buen estado el sistema de ventilación. La gran cantidad de aire que entra a través de este hace que los filtros y los tubos se llenen de partículas que pueden llegar a taponar a lo largo del tiempo. Por este motivo, es conveniente llevar a cabo una revisión semanal de la situación en la que se encuentran y eliminar los elementos que se hayan acumulado.
Si el sistema de ventilación incluye un radiador es necesario no cubrir el producto para que no se corran riesgos innecesarios. Tampoco se debe de poner nada encima del ventilador exterior, el cual habrá que revisar cada mes, especialmente en otoño, cuando hay más riesgo de que se cuelen hojas u objetos que lo atasquen.
Independientemente del mantenimiento del sistema de ventilación que se lleve a cabo por los habitantes de la casa, también es aconsejable recurrir a un profesional del sector que de manera anual compruebe que todo funciona correctamente.
Problemas de un mal mantenimiento del sistema de ventilación
Es necesario asegurarse de que el sistema de ventilación se encuentra en buen estado. Un mal funcionamiento puede causar:
Alergias. Si los filtros resultan ineficientes se pueden colar partículas que causen alergias a los habitantes de la casa
Gasto económico. Un mal sellado térmico del hogar hará que se derroche energía.
Mal ambiente. Si no se ventila regularmente, la atmósfera resulta cargante y puede afectar al desempeño y al humor de las personas de la vivienda.
Humedades. El correcto flujo de aire permite que no salgan humedades en casa. Su interrupción puede hacer que reaparezcan en lugares como la cocina o el baño
Un buen mantenimiento del sistema de ventilación permite evitar problemas en la casa y causa que la atmósfera en la vivienda sea confortable. Conocer los tipos de sistema que existen y sus diferentes partes ayuda a que pueda realizarse una limpieza habitual que minimice los problemas. Sin embargo, también es conveniente que se lleve a cabo una revisión periódica por parte de un experto.

Vía: Hogar Mapfre