sábado, 14 de julio de 2018

Estanterías esquineras

Si tenemos un apartamento pequeño y vamos faltos de espacio pero tenemos más cosas de las que nos caben en los armarios, necesitamos una estantería esquinera: nos servirá de almacenaje y además quedará muy bien como elemento decorativo. La estantería esquinera es muy utilizada sobre todo en las casas de espacio reducido, ya que podemos meter en ellas libros, jarrones y otros accesorios de decoración, y además, lo mejor de todo, ¡apenas ocupan espacio! No es de extrañar, que este mueble cada vez aparezca más en las revistas con ideas de decoración, ¡todo un must! El espacio es algo fundamental para una casa y para el bienestar de los que habitan en ella.
Estantería esquinera en la ducha
Si no sabe dónde dejar el champú, el gel y las cremas y no cuenta con el presupuesto necesario para reformar el cuarto de baño o no quiere perforar la pared, una estantería esquinera es lo que necesita. No ocupa mucho espacio pero es lo suficientemente grande para guardar todo lo que necesita. Aunque hoy en día también puede encontrar soluciones adhesivas sin tener que pasar por el mal trago de hacer obras en casa.

Presentamos una serie de consejos que nos servirán para darle un toque especial a nuestra estantería esquinera y para decorarla según nuestro estilo y nuestros gustos personales:

En primer lugar, podemos colocar accesorios decorativos como jarrones, marcos con fotografías o lámparas de mesa: quedarán preciosos y su estantería se verá genial.
Una esquina sólida irradia una atmósfera acogedora, por lo que resulta perfecta como mueble accesorio para cualquier dormitorio o habitación.
No la sobrecargue, ya que si lo hace su estantería esquinera tendrá un efecto óptico caótico y desordenado. Es mejor seguir el lema: “menos es más”.
Los libros apilados o incluso colocados en fila con los lomos hacia fuera nos aportan un ambiente tranquilo y sosegado, como si estuviesemos en una biblioteca o zona de lectura.
Una planta colgante en la parte de arriba de la estantería esquinera queda simplemente genial. ¡Dejemos que la naturaleza entre en nuestro hogar!

Estantería esquinera en la pared

Tanto si opta por una estantería esquinera como por una estantería esquinera colgante, el resultado depende de cuánto espacio de almacenaje necesite y de cuánto espacio tiene disponible. La ventaja de la estantería esquinera en la pared es que no tiene que colgarla y por tanto no necesita ni tacos ni tornillos, y esto, permite también que la pueda mover con facilidad. Las estanterías colgantes necesitan que las cuelgue por lo que quedarán sujetas a un punto fijo con tornillos y clavos, eso sí, ¡quedan perfectas como decoración y no consumen casi espacio! Puede complementar la decoración colocando un sofá esquinero justo debajo, por ejemplo.

Estantería esquinera para niños

Como ya sabemos, los niños tienen un montón de juguetes para guardar, por ello necesitan mucho espacio de almacenaje. ¡Todos sus peluches estarán ordenados y en su sitio con una estantería esquinera! Es una idea genial, además puede comprar una estantería colorida que encaje perfectamente con la alegría que trasmiten las habitaciones infantiles. ¿Qué tal una estantería verde en la esquina que parezca una zona boscosa? Su pequeño estará encantado con un cuarto tan creativo. ¡Y usted más tranquila con todo ordenado!

Estantería esquinera en la cocina

Colocar una estantería esquinera en la cocina es una opción ideal cuando queremos ganar espacio de almacenaje sin ocupar demasiado sitio o tener que renunciar a ciertos muebles y electrodomésticos. Si su cocina no es demasiado grande, seguramente necesite mayor espacio de almacenaje para productos como: azúcar, sal, paquetes de pasta y diferentes utensilios de cocina. Coloque una estantería esquinera y aproveche cada rincón de su cocina. ¡Nunca más le volverá a faltar espacio!

Vía: Westwing