domingo, 1 de julio de 2018

Escritorios retro

El estilo vintage es uno de los estilos decorativos más deseados y a la vez más difíciles de conseguir, ya que sus muebles y productos deben ser de décadas pasadas, con las dificultades que conlleva conseguirlos.
Sabemos que no es tarea fácil conseguir un espacio vintage pero no queremos que su casa se quede sin ese recuerdo de tiempos pasados, por lo que le proponemos que se decante por el estilo retro y, concretamente, que se haga con un escritorio retro para darle forma a su dormitorio u oficina. ¡Se lo contamos!

DIFERENTES MATERIALES PARA EL ESCRITORIO RETRO
El estilo retro está hecho para los amantes de décadas pasadas que no encuentran un estilo actual que se ajuste a sus gustos. Es el estilo donde los muebles y elementos nuevos toman forma de elementos de décadas pasadas y nos hacen dar un salto hacia atrás en el tiempo. Si quiere decorar un dormitorio o un despacho en casa en este estilo deberá hacerse con un escritorio retro, ¡es imprescindible! El escritorio retro podrá ser de diferentes materiales y, sobre todo, de diferentes modelos y diseños. Le proponemos algunas ideas para que pueda elegir el escritorio retro que prefiera o que más se ajuste a la habitación.

Escritorio retro de metal

¿Quiere dar un salto a su infancia? ¡Elija un escritorio retro que recuerde a los pupitres del colegio! O mejor, puede decantarse por un escritorio que se asemeje a la mesa del profesor de muchos colegios. Este escritorio retro tiene el metal como protagonista para toda su estructura, aunque la tabla de la mesa de escritorio en sí es de madera. Elija un escritorio retro pintado en verde y volverá a los días de clase.

Escritorio retro de madera

Pero si durante décadas ha habido un material estrella ha sido la madera, así que hágase con un escritorio de madera y disfrute trabajando o estudiando. Deje de lado las cuatro patas verticales para dar paso a cuatro patas que salen desde más cerca del centro del escritorio retro y se van abriendo y ¡deles color! Deje que la tabla del escritorio retro guarde el color original de la madera pero llene de color la habitación pintando de algún color con fuerza las patas. Puede decantarse por un rojo potente o por cualquier color que tenga fuerza e identidad y que pueda combinarse con el resto de elementos de la habitación. ¡Un acierto seguro!

Vía: Westwing