lunes, 4 de junio de 2018

Cómodas nórdicas

El estilo nórdico es conocido también como escandinavo, y es uno de los más seguidos y admirados gracias a la sencillez de sus formas y porque siempre busca la funcionalidad de su mobiliario, como el de la cómoda nórdica.

Cómoda nórdica para el salón

El salón es una de las partes fundamentales de casa, ya que es uno de los lugares en donde más tiempo pasamos en familia. Son esenciales en el salón los muebles, desde el sofá hasta el mueble de la tv, pasando por una cómoda. Una cómoda nórdica será reconocible por una serie de características. Una de estas características es que el material preferido que se utiliza, es la madera. Otra de sus características principales es que suelen ser de color blanco al igual que el resto de muebles de la casa y las paredes.

Las líneas de la cómoda nórdica con rectas y sencillas, y no acostumbran a ser demasiado altas, ya que es su pequeña estatura lo que las hace modernas y tener esa apariencia nórdica. Una cómoda nórdica puede tener dos puertas o cajones. A veces, puede combinar ambas cosas, pero es más usual la segunda opción. Una cómoda nórdica, además de decorativa, siempre es práctica para mantener el orden del salón.

Complementos para una cómoda nórdica

Ya que el color blanco es el principal en este tipo de decoración, hemos de respetar esta seña de identidad de la apariencia escandinava, y dar pequeños toques de color con otros objetos. Estas son algunas ideas:

Cuadros y marcos marrones: en tonos ocres y muy suaves, podemos darle un toque a las paredes blancas gracias a estas tonalidades.
Alfombras gruesas de lana: son un complemento ideal a la fría tonalidad del color blanco. Conseguiremos darle un toque de color, especialmente si la elegimos de color beige o gris para hacer contraste con el blanco del suelo, en caso de ser de madera.

Este estilo proviene de los países nórdicos y es por ello que su color más utilizado es el blanco, color de la pureza y de la nieve.

Vía: Westwing